¿Qué posiciones de yoga son buenas para la escoliosis?

La escoliosis es una curvatura lateral de la espina dorsal que suele producir complicaciones en los pulmones y en la espalda. Aunque los expertos de la Mayo Clinic afirman que el ejercicio y la terapia física puede ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas con escoliosis, también dicen que estos esfuerzos no van a desaparecer la condición médica. Sin embargo, la experta en escoliosis e instructora de yoga Elisa Browning Millen, M.A., tiene una opinión distinta, ella afirma que el yoga puede fortalecer los músculos que soportan la espina dorsal, lo que muchas veces permite disminuir esa curvatura lateral.

Posición de la montaña


La postura de la montaña mejora el balance.

La posición de la montaña, o tadasana, en lenguaje sánscrito, es una posición para reconstruir la confianza. Lo que al principio parece ser un simple estudiante sobre un tapete de yoga implica el uso completo de los pies, las piernas, el cuerpo central y el superior. Al estar parado derecho con los pies juntos o ligeramente separados, el yogis trabaja estirando la coronilla de la cabeza hacia el cielo. Con las piernas estiradas y las rodillas relajadas, los músculos de la espalda y los abdominales se involucran para crear una mejor postura.

La posición del triángulo


La posición del triángulo también es terapeútica para la osteoporosis y la ciática.

La posición del triángulo, o la trikonasana, es benéfica para la escoliosis de muchas formas. Según Miller, descomprime las costillas del lado opuesto de la curvatura y reduce la presión de las costillas del lado más cercano a la curvatura. También fortalece los músculos de los oblicuos, lo que permite tener cinturas más delgadas y fuertes. En esta pose los estudiantes deben centrarse en estar en un plano horizontal, como si su cuerpo estuviera en medio de dos paneles de vidrio.

Flexión del pie hacia adelante


Los estudiantes deberían tratar de mantener las rodillas algo relajadas al hacer flexiones de pie.

Miller recomienda una variedad de flexiones hacía adelante para los estudiantes con escoliosis. Además de liberar la tensión del cuello y de los hombros, la flexión hacia adelante, o Uttasana, permite que se extienda la espina dorsal mientras se estiran los tendones. Los estudiantes con escoliosis pueden sentirse libres de doblar sus rodillas, para crear espacio para meter el torso entre los muslos. En variaciones de estas flexiones hechas sentado, los estudiantes pueden descansar los huesos de los glúteos en una cobija doblada o un trozo de espuma para levantar los muslos.

La postura de la langosta


La postura de la langosta ayuda a tener una espalda saludable.

La postura de la langosta (salabhasana) ayuda a fortalecer el centro del tronco y los músculos de los tendones. Esto también fortalece el torso de las personas con escoliosis. Aunque hay muchas variedades de la postura de la langosta, en la versión básica el estudiante yace sobre su estómago con sus manos a sus lados. Luego levanta el pecho y las piernas del piso y mantiene la cabeza relajada. Para intensificar la pose, los pies y las piernas pueden quedarse juntos.

Pose del arco


Toma los tobillos desde adentro o por afuera de las piernas.

Miller enfatiza el hecho de que las flexiones de la espalda son una clave importante para aliviar el dolor que produce la escoliosis. Para una versión más suave, los estudiantes pueden hacer el arco sobre una almohada o un cojín, o incluso una pelota de balance. Una vez que los estudiantes con escoliosis se sientan más seguros pueden intentar la pose del arco o Dhanurasana. Después de descansar de la postura de la langosta, el estudiante puede levantar el torso para alcanzar sus tobillos, manteniendo las rodillas paralelas las unas con las otras. Conforme el estudiante jale sus tobillos suavemente, su pecho y sus rodillos comienzan a levantarse del suelo.

Más galerías de fotos



Escrito por clarissa adkins | Traducido por karly silva