Posibles efectos secundarios de Gaviscon

Gaviscon, o aluminio con hidróxido de magnesio, es un medicamento que se utiliza para tratar la acidez estomacal y los gases, así como la indigestión ácida. También se puede tomar para tratar o prevenir otras condiciones como la enfermedad de úlcera péptica y la hernia hiatal. Este medicamento contiene aluminio, por lo tanto, puede producir efectos secundarios, además de los resultados por lo general leves relacionados con esta droga.

Gastrointestinal

De acuerdo con Drugs.com, los problemas gastrointestinales son los efectos secundarios más frecuentes asociados con este medicamento. Por ejemplo, puedes experimentar diarrea, estreñimiento, náuseas, vómitos, calambres en el estómago, un sabor calcáreo y una mayor sensación de sed mientras tomas este medicamento. En situaciones donde la diarrea y el estreñimiento se presentan, utilizar dosis más bajas generalmente alivia estos síntomas. Un efecto secundario más grave, pero raro es el desarrollo de una obstrucción intestinal debido a los efectos del aluminio.

Aluminio

En general, los efectos secundarios causados ​​por Gaviscon pueden ser muy graves, ya que muchas personas pueden acumular altos niveles de aluminio al tomar altas dosis de esta medicina al día. La mayor parte del aluminio se elimina del cuerpo por el tracto gastrointestinal, sin embargo, se han documentado altos niveles de este mineral en la sangre. El uso a largo plazo de este tipo de medicamentos puede generar depósitos de aluminio en varios lugares en todo el cuerpo.

Musculoesquelético

Los altos niveles de aluminio pueden quedar depositados en el sistema musculoesquelético, por ejemplo, en los huesos y las articulaciones. Como consecuencia, aquellos que utilizan altas dosis de Gaviscon pueden presentar efectos secundarios graves. La osteomalacia, o ablandamiento de los huesos, puede ocurrir debido a una cantidad elevada de aluminio en los huesos, además del dolor óseo y muscular y la debilidad. Los huesos y músculos débiles aumentan la posibilidad de desgarros y fracturas. Por otra parte, la ingestión continuada de aluminio puede conducir al desarrollo de la artritis.

Otros

De acuerdo con Drugs.com, el aluminio puede quedar depositado en el cerebro y producir cambios mentales y efectos secundarios sobre el sistema nervioso, como la encefalopatía. Estos síntomas pueden incluir trastornos del habla, temblores o convulsiones y electroencefalogramas anormales. Además se puede desarrollar hipotensión, respiración más lenta y, en casos extremos, coma e incluso la muerte. En raras ocasiones, se han producido efectos secundarios renales, como cálculos renales, específicamente la toxicidad de los niveles altos de aluminio se produce normalmente en personas con trastornos renales que tienen problemas para eliminar adecuadamente los residuos.

Más galerías de fotos



Escrito por a.m. tacon | Traducido por barbara obregon