¿Es posible deshacerse de la grasa del muslo?

Los muslos gordos reciben varios nombres, por una cosa que tienen en común: el exceso de grasa. No importa cuantas elevaciones de piernas hagas, no puedes reducir esta grasa localizada. Para perder la grasa de cualquier área de tu cuerpo, debes centrarte en perderla en tu cuerpo entero. Cuando esto suceda, los muslos también bajarán de peso. Una dieta saludable, combinada con entrenamiento cardiovascular y de fuerza, puede ayudarte a cumplir tu objetivo.

Cambia tu dieta

Para bajar de peso en todo tu cuerpo, incluyendo los muslos, debes quemar más calorías que las que tu cuerpo usa cada día. Un déficit diario de 500 calorías puede ayudarte a perder 1 libra (453 g) por semana. Parte de este déficit puede provenir de cambios en la dieta. Comer porciones más pequeñas, por ejemplo, reduce la cantidad de calorías que consumes, al igual que cambiar las golosinas altas en calorías, tales como helados y patatas fritas, por alternativas bajas en calorías, como el yogur congelado y las palomitas de maíz. Los nutrientes deben provenir de todos los grupos de alimentos: verduras, frutas, granos enteros, proteínas magras y productos lácteos reducidos en grasa.

Mueve tu cuerpo

Sudar mediante el ejercicio aeróbico quema calorías y te ayuda a perder peso. Algunos de los músculos más grandes del cuerpo se encuentran en la parte inferior del cuerpo, y al ejercitarlos junto con los músculos de la parte superior del cuerpo, puedes optimizar tu quema de calorías. Por ejemplo, corre o camina a paso rápido mientras giras tus brazos hacia atrás y hacia adelante, juega racquetball, nada, usa una máquina elíptica con asas en movimiento, o toma una clase de kickboxing o de aeróbics. Para bajar de peso, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU. (U.S. DHHS, por sus siglas en inglés) recomienda que hagas 300 minutos de ejercicio cardiovascular moderado por semana.

Trabaja tus músculos

El U.S. DHHS recomienda realizar un entrenamiento de fuerza al menos dos veces a la semana como parte de un régimen de pérdida de peso. Trabaja todos los grupos musculares grandes con ejercicios compuestos y de combinación es más eficaz, ya que te permite optimizar la estimulación muscular. El tejido muscular que generas requiere de mucha energía para sostenerse a sí mismo; tu metabolismo recibe un impulso, por lo que quemas calorías incluso cuando estás descansando. Además, el músculo es más denso que la grasa, por lo que también pierdes centímetros. Incorpora ejercicios como sentadillas con levantamientos frontales, pesas de banca, flexiones, estocadas con elevaciones laterales, peso muerto, y sentadillas de escalón alto con pesas sobre la cabeza.

Desafíate a ti mismo

Para añadirle variedad a tu rutina de ejercicios, y continuar retándote a ti mismo, realiza intervalos de alta intensidad y entrenamiento en circuitos una o dos veces a la semana. Durante los intervalos, alterna entre ejercicios cardiovasculares cortos de nivel vigoroso y moderado. Al trabajar duro quemas más calorías y grasas. El entrenamiento de circuitos requiere que reduzcas al mínimo el descanso entre series de entrenamiento de fuerza, ya que rápidamente pasas de un ejercicio a otro, provocando un beneficio que estimula al músculo y quema calorías al mismo tiempo. Antes de recurrir a la dieta y el ejercicio para adelgazar los muslos, consulta a tu médico para asegurarte de que tu régimen de pérdida de peso es seguro para tu condición física.

Más galerías de fotos



Escrito por kimberly caines | Traducido por agustina dowling