¿Es posible aplanar el estómago para tener figura de reloj de arena?

Hay muchos nombres diferentes para representar la forma y el tipo de cuerpo como pera, manzana o tubo. La figura de reloj de arena; sin embargo, es la más deseada por las mujeres, ya que se considera por la sociedad que es la más atractiva. Si bien es posible aplanar tu estómago, tener figura de reloj arena se basa más en la genética.

De dónde viene tu cuerpo

La genética es un factor que contribuye a tu tamaño natural y la forma de tu cuerpo. En su forma más básica, el cuerpo es un conjunto de cromosomas, ADN y genes. Los genes son los que determinan la relación cintura-cadera, que es una medida de la distribución de la grasa corporal. Si tus genes le indican al cuerpo almacenar más grasa en la cadera, se considera que tienes un cuerpo en forma de pera independientemente de si tienes sobrepeso o no. Tu cuerpo siempre contiene un porcentaje de grasa, y la parte donde la grasa se ​​almacena determina la forma de tu cuerpo. Asimismo, son tus genes los que le indican a tu cuerpo que distribuya la grasa en partes iguales entre la parte superior e inferior del torso, lo que forma la figura de reloj de arena; por lo tanto, es tu genética la que determina en última instancia la forma precisa de tu cuerpo.

Lo que puedes hacer

Aunque el ejercicio no puede alterar tu forma natural, puede producir una versión magra y tonificada. No puedes controlar en qué parte de tu cuerpo se almacene la grasa, pero la cantidad de grasa que se almacene sí depende completamente de ti. A través de los ejercicios adecuados, puedes aplanar tu estómago con eficacia y lograr una sección media más pequeña. Realiza movimientos que involucren a todos los músculos de tu abdomen para obtener mejores resultados.

De vuelta a lo básico

Las abdominales (sit-ups) son un ejercicio excelente para el recto abdominal en el centro de tu abdomen Comienza acostándote boca arriba con las rodillas dobladas y los pies firmemente plantados en el piso. Es clave que los pies no se muevan durante todo el ejercicio; si es necesario haz que un amigo los sostenga. Coloca tus manos detrás de tu cabeza. Usando los músculos de tu abdomen, jala la parte superior del cuerpo hacia arriba hasta que los codos toquen las rodillas. Baja de nuevo al piso lentamente. Nunca tires del cuello o uses la cabeza o los hombros para conducir el movimiento. Repite tres series de 15 repeticiones.

Hazlas en reversa

Las abdominales invertidas son una variación excepcional para trabajar a los músculos abdominales inferiores que a menudo se omiten. Comienza acostándote boca arriba, pero coloca las manos debajo de la espalda baja o los glúteos para apoyarte. Mantén las rodillas dobladas mientras levantas tus pantorrillas para que queden paralelas con el piso. Mueve las rodillas hacia el pecho ligeramente mientras estiras tus piernas apuntando con los pies hacia el techo. A medida que tus pies suban, levanta tus glúteos por completo del piso. Tus piernas y la parte trasera deben formar una línea recta con la espalda, los hombros, la cabeza y las manos deben continuar apoyadas en el piso. Baja las piernas y los glúteos, y finalmente regresa a la posición inicial. Repite tres series de 15 repeticiones.

Abdominales a los lados

El puente lateral trabaja los oblicuos, los músculos abdominales situados a cada lado de tu torso. Comienza en el piso o tape de ejercicios. Mantén tu cuerpo arriba, colocando tu antebrazo en el piso directamente debajo del hombro y coloca un pie arriba del otro. Las piernas y las rodillas deben estar extendidas, y todo el cuerpo debe formar una línea recta. Coloca la mano sin utilizar en tu cadera. Usando tu abdomen, levanta la cadera hacia arriba, y luego bájala hasta casi tocar el suelo. Repite este movimiento durante 30 segundos. Continúa por tres series. Puedes hacer este ejercicio más demandante colocando una pesa de cinco a 10 libras en tu mano.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea blom | Traducido por maria del rocio canales