Poros tapados en nariz y barbilla

Los poros obstruidos son conocidos clínicamente como comedones. Los comedones son una condición molesta para muchas personas, especialmente los adolescentes, e incluso pueden conducir al acné. Los comedones ocurren comúnmente en la nariz y la barbilla porque los poros en estas zonas tienden a ser más grandes y por lo tanto son más fáciles de obstruir. Pueden ser tratados con medidas conservadoras simples en el hogar, sin embargo, puede que necesites ver a un dermatólogo si tus comedones persisten.

Tipos

Hay tres tipos de comedones: puntos blancos, espinillas y microcomedones. Un comedón punto blanco, o cerrado, es un poro obstruido que no contiene una abertura a la superficie de la piel. Esto da como resultado la formación de una protuberancia blanca debajo de la piel. Un comedón de espinilla, o abierto, es un poro obstruido que contiene una abertura a la superficie de la piel. Ellos son de color negro porque cuando el aceite en los poros se expone al aire, los contenidos en el poro se vuelven negros. Los microcomedones son pequeños poros tapados y no son visibles.

Causa

Los poros pueden obstruirse debido a varios factores. La causa subyacente es la sobreproducción de aceite conocido como sebo de los poros. Las células dentro de tu poro, conocidas como queratinocitos, se atascan entre sí y forman un tapón o comedón. Esta combinación hace que las bacterias que normalmente se encuentran en los poros prosperen y liberen enzimas inflamatorias y productos químicos que pueden conducir a las espinillas.

Factores agravantes

La New Zealand Dermatological Society señala que los comedones pueden ser agravados por piel muy seca o grasa, por apretar, por el uso excesivo de cremas hidratantes, el clima húmedo y ciertos productos químicos, tales como propilenglicol, miristato de isopropilo y colorantes.

Tratamiento

Los poros obstruidos deben ser tratados con un producto de limpieza suave, así como productos que ayuden a destaparlos. El primer paso es lavar tu cara con un limpiador facial suave dos veces al día, así como después de hacer ejercicio. Evita el uso de limpiadores faciales severos, tonificantes, astringentes, exfoliantes, mascarillas o toallas. Estos pueden irritar la piel y causar brotes de acné, nota la American Academy of Dermatology. A continuación, aplica un producto comedolítico tópico, que actúa para destapar los poros y evitar que se obstruyan. Estos incluyen peróxido de benzoilo, ácido salicílico, ácido glicólico, resorcinol y azufre. Aplica una capa fina sobre la cara una o dos veces al día. Sigue aplicando estos productos, incluso si tus poros no se obstruyen, como una medida preventiva.

Consideraciones

Busca productos de cuidado de la piel que estén etiquetados sin aceite y "no comedogénicos", lo que significa que no van a obstruir los poros. También, sé paciente al esperar a que tu piel mejore. Por lo general, toma alrededor de seis a ocho semanas para que los resultados sean perceptibles.

Cuándo ver a tu médico

Consulta a tu dermatólogo si tus comedones no se quitan con tratamientos en el hogar. Ella te puede recetar un medicamento tópico comedolítico más fuerte, tal como un retinoide y puede llevar a cabo tratamientos como peelings químicos, la microdermoabrasión y la extracción de comedones.

Advertencia

La American Academy of Dermatology recomienda que no hagas los peelings químicos, la microdermoabrasión o la extracción de comedones en casa. El intento de hacer esto por tu cuenta puede conducir a la infección y la cicatrización. Además, nunca aprietes ni toques tus espinillas o puntos negros. Esto puede causar cicatrización, lo cual puede ser aún más difícil de eliminar.

Más galerías de fotos



Escrito por kimberly rienecke | Traducido por mariana perez