Porcentaje de niños lastimados en el fútbol americano

Al inicio de cada temporada de fútbol americano, los jugadores se lanzan al campo con ansiedad mientras que sus papás se preocupan de las posibles lesiones que puedan sufrir en el deporte. La buena noticia es que cuando estas lesiones se presentan, rara vez son severas y por lo general no requieren de atención médica. El seguimiento de reglas básicas de seguridad le puede permitir a tu hijo jugar fútbol americano con riesgo mínimo de sufrir lesiones serias.

Número de lesiones

El Journal of Athletic Training reportó en el 2007 un porcentaje aproximado cercano al 28% de los 5,5 millones de niños que juegan de entre 5 y 14 años de forma anual. Alrededor de 187.000 de estas lesiones requieren de cuidados médicos de emergencia. En general, los jugadores más chicos y livianos tienen menos riesgo de lesionarse que los mayores y más pesados. Esto puede ser debido a que los jugadores más pesados ejercen mayor fuerza en sí mismos y en los demás en caso de una colisión.

Tipos de lesiones

Los tipos de lesiones más comunes entre estos jugadores son contusiones, esguinces de ligamentos y esguinces musculares. Las partes del cuerpo más afectadas por lesiones son las manos y las muñecas, los tobillos, pies y las rodillas. Las conmociones y otras lesiones de la cabeza así como de la espina y del cuello son mucho menos frecuentes. La gran mayoría, alrededor del 95%, de las lesiones son menores, de acuerdo con el Journal of Athletic Training.

Qué considerar

Los jóvenes pueden sufrir lesiones por exceso de uso, sobre todo al inicio de la temporada cuando no han desarrollado el acondicionamiento requerido y se exigen demasiado. Otro problema común es el estrés por calor, especialmente cuando el clima es caliente y húmedo. Los niños deben tener supervisiones médicas antes de iniciar la temporada para prevenir problemas de salud que puedan conducirlos a lesiones o enfermedades.

Prevención

Los entrenadores, al igual que los padres, pueden prevenir muchas lesiones si insisten en la conducta adecuada y el uso de equipamiento necesarios. Los cascos, los protectores bucales, las tablas y el calzado son las herramientas necesarias para mantener la integridad física de los chicos al jugar fútbol americano. Los campos de juego deben recibir el mantenimiento necesario. Los entrenadores deben recibir capacitación en RCP (respiración cardiovascular), ya que la mayoría de las lesiones que ocurren pueden atenderse en el campo de juego. Los niños deben entender el concepto de una buena conducta deportiva y comprender las medidas de seguridad. Es importante que realicen ejercicios de calentamiento antes de jugar para reducir la posibilidad de alguna lesión.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle kulas | Traducido por ricardo frot