Porcentaje de grasa corporal para los niños

Con el dramático incremento en la obesidad infantil, alcanzar y mantener un peso saludable puede ser extremadamente importante en la vida de un niño. Debido a que los cambios en la grasa corporal de un niño pueden ser un indicio de problemas de salud que pudieran perdurar hasta la edad adulta, medir el porcentaje de grasa corporal de los niños se ha venido usando como una manera de determinar sus condiciones de salud.

Desarrollo


La grasa corporal en exceso en un niño está asociada con la obesidad y los problemas de salud que ésta acarrea.

Cada niño necesita cierto monto de grasa para que su cuerpo funcione de manera óptima. Aunque demasiada grasa corporal conduce a la obesidad y otros problemas de salud relacionados con esta, demasiada poca grasa también afecta la salud de un niño. En general, los años de adolescencia y pre-adolescencia son períodos de rápido crecimiento, en especial en el desarrollo de depósitos de grasa. Las hormonas de las gónadas son un factor mayor en este proceso, específicamente durante la adolescencia. El monto de depósitos de grasa difiere entre los niños dependiendo de la edad, sexo, genética y antecedentes étnicos.

Métodos de cálculo


Se recomienda el uso del IMC para determinar cuándo un niño tiene sobrepeso y cuándo es obeso.

El método más común para calcular la grasa corporal ha sido el índice de masa corporal, o IMC. No sólo es un indicador confiable de la gordura para la mayoría de los niños y adolescentes, sino que de acuerdo a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention) y la Academia Estadunidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics), se recomienda el uso del IMC para determinar cuándo un niño tiene sobrepeso y cuándo es obeso. Para calcular el IMC divide el peso de tu niño en libras entre la altura en pulgadas cuadradas y multiplica esa cantidad por el factor de conversión de 703. Los resultados pueden entonces compararse usando los datos correspondientes a los niños de 2 a 19 años, dentro de las tablas de crecimiento con IMC por edades del Centro para el Control de Enfermedades.

Consideraciones


La adolescencia y pre-adolescencia se caracterizan por los cambios constantes en el peso, grasa corporal y masa muscular.

Hay que tener en cuenta que durante la pre-adolescencia y la adolescencia los niños están creciendo y cambiando de peso de manera constante, por lo que el IMC no es una medida perfecta de la grasa corporal. Por ejemplo, los niños muy atléticos tienden a tener mayores montos de masa muscular y más altos IMC, a pesar de que la masa de la grasa no sea excesiva. Por otra parte, niños muy activos y vigorosos pueden tener bajos porcentajes de grasa corporal y aún así estar sanos. Debido a lo anterior, es mejor usar el IMC en conjunto con otras valoraciones, tales como medidas del grosor de los pliegues de la piel, evaluaciones de la dieta, actividad física, historia familiar y otros exámenes apropiados de la salud.

Rangos


Se considera obesa a una niña cuando su porcentaje de grasa corporal es del 25% o más alto.

Los rangos normales de grasa corporal se separan por sexo. En los niños se considera obesidad cuando el porcentaje de la grasa corporal es del 25% o más alto. Si la grasa corporal está entre el rango del 21% al 25%, se considera sobrepeso. Se considera que entre un 9% al 15% es un porcentaje saludable de grasa corporal. En las niñas se considera obesidad cuando la masa corporal es del 32% o más alta, y sobrepeso cuando está entre el 22% y el 31%. El rango saludable recomendado para las niñas está entre el 14% y el 21%.

Señales de alerta


Es importante revisar el porcentaje de grasa corporal de tu niño a medida que crece para ayudarlo a tener un cuerpo sano.

Aunque el peso de tu hijo fluctúa durante la niñez, los grandes cambios en el porcentaje de grasa corporal pueden ser signos de problemas, los cuales pueden tener por origen causas emocionales o biológicas. Debido a lo anterior, los padres deberían estar atentos a las variaciones significativas o a las fluctuaciones notables de peso en el percentil de BMI por edades de sus hijos a través del tiempo, según recomienda Roman Shypailo, instructor en el Centro de Investigación de la Nutrición Infantil de la Escuela de Medicina Baylor. Revisar el porcentaje de grasa corporal de tu niño a medida que crece es importante para ayudarlo a que logre tener y conservar un cuerpo saludable.

Más galerías de fotos



Escrito por daniella vargas | Traducido por josé alcázar.