Cómo ponerte en forma rápidamente

Estar en forma significa que tienes una cantidad baja de grasa corporal, músculos tonificados, una capacidad aeróbica alta y articulaciones flexibles. Lograr tener un cuerpo en forma en un periodo de tiempo corto toma una determinación muy grande. No solo necesitas hacer sacrificios a la hora de la comida si no también estar dispuesto a levantarte del sofá y moverte. Entre más disciplina tengas, más rápidamente llegarás a tu meta. Consulta a tu médico antes de comenzar cualquier ejercicio o programa de dieta nuevo para determinar cuál es el mejor camino que puedes tomar.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Elige comidas que estén llenas de nutrientes. Tu cuerpo depende de una ingesta adecuada para desempeñarse de manera óptima. Si continúas comiendo hamburguesas, papas a la francesa, pasteles de queso, tartas y demás, comprometerás tu progreso. Elige comidas que te ofrezcan calorías de calidad como frutas, vegetales, carnes magras, pescado, legumbres y productos lácteos bajos en grasa.

  2. Haz ajustes a tu ingesta de calorías. Tener sobrepeso puede prevenir que te pongas en forma. Reduce tu ingesta en 500 calorías y puedes perder alrededor de una libra por semana, de acuerdo con Harvard Health. Descubre cuál es tu ingesta de calorías llevando un control de lo que comes cada dos o tres días y promediando los resultados.

  3. Realiza algún tipo de ejercicio cardiovascular que disfrutes. Correr, hacer ciclismo estático, entrenar en una máquina elíptica, saltar la cuerda, hacer aeróbicos, practicar kickboxing y subir escaleras son algunos ejemplos. El ejercicio cardiovascular quema calorías e incrementa tu capacidad aeróbica al mismo tiempo. Comienza tus ejercicios con un calentamiento tranquilo de cinco minutos para incrementar lentamente la temperatura de tu cuerpo y relajar tus músculos y articulaciones.

  4. Incorpora entrenamientos de intervalos en tus ejercicios cardiovasculares. El entrenamiento por intervalos se lleva a cabo intercalando la intensidad media y la alta. Esto no solo produce un ambiente favorable para quemar grasa sino que también mejora tus niveles de condición generales. Por ejemplo, corre rápido durante 30 segundos y trota durante 60. Comienza haciendo ejercicios de 20 minutos tres veces por semana en días alternos. Incrementa tu tiempo dos minutos cada semana para hacer mejoras progresivas.

  5. Levanta pesas para incrementar la masa muscular y darle forma. El músculo agregado causa que el metabolismo se acelere y también te permite llevar a cabo actividades cotidianas con más eficiencia. El University of Michigan Health System dice que tan poco como 3 libras de músculo agregado causarán que quemes entre 630 y 1050 calorías más por semana. Basa tus ejercicios alrededor de ejercicios compuestos que se enfoquen en más de un músculo a la vez. Lagartijas, ejercicios de hombros, remo, saltos, estiramientos de piernas y levantamiento de peso son algunos ejemplos. Intenta hacer entre 10 y 12 repeticiones y haz entre cuatro y cinco grupos de repeticiones tres veces a la semana en los días en que no realices ejercicios aeróbicos.

  6. Ve a clases de yoga dos o tres veces a la semana. El yoga es un tipo de ejercicio de cuerpo y mente que te ayuda a mejorar tu equilibro, estabilidad y flexibilidad, todo junto. Si no te gusta la atmósfera de la clase, invierte en un DVD y practica yoga en tu sala de estar.

Consejos y advertencias

  • Aunque tu meta podría ser estar en forma rápidamente, recuerda que mantenerte en forma requiere de cambios en tu estilo de vida y requiere de un compromiso a largo plazo.

Más galerías de fotos



Escrito por kevin rail | Traducido por laura gsa