Cómo ponerte una coquilla cuando juegas fútbol americano

Aunque muchas organizaciones desde las ligas pewee a la profesional no requieren que sus jugadores se pongan coquillas, esta pieza del equipo de seguridad puede protegerte de lesiones serias mientras juegas. Las coquillas están diseñadas para proteger la ingle masculina de un impacto a alta velocidad como el que se experimentaría durante un juego de fútbol americano. Aunque muchos atletas ven a las coquillas como un accesorio incómodo, la tecnología de estas ha avanzado para hacerlas más cómodas. Sólo las coquillas que se colocan apropiadamente pueden proveer protección.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Ponte un soporte atlético, también conocido como suspensorio. Asegúrate de que el soporte se adecue perfectamente y que sea del tamaño apropiado para tu cintura.

  2. Selecciona una coquilla de tamaño apropiado. Una que sea muy pequeña no te dará protección. Una que sea muy grande será incómoda y puede moverse, reduciendo la protección. Una coquilla estrecha, a veces llamada coquilla banana, es mejor para el fútbol.

  3. Desliza la coquilla al frente del suspensorio con el lado más ancho hacia arriba. Muévelo para asegurarte de que se quede en la posición adecuada. Una coquilla que se deslice puede ser incómoda y puede pellizcarte un testículo, así que es importante que esté asegurada.

Consejos y advertencias

  • Ponte tu coquilla antes del juego, durante la práctica o simulacros para acostumbrarte a la sensación. Ponerte una coquilla durante la práctica te permitirá ver si se mueve durante el juego, lo que te permitirá obtener una del tamaño apropiado antes de un juego de contacto completo.
  • Lava la coquilla después de cada uso, ya que puede albergar bacterias.
  • No te avergüences y pídele al entrenador o a un empleado de una tienda de atletismo ayuda para elegir una coquilla si tienes dificultad en hacerlo. Ambos pueden recomendarte una talla o tipo apropiados para tus necesidades.

Más galerías de fotos



Escrito por brian richards | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez