Cómo ponerse un suéter

Los suéteres, disponibles en muchos tejidos diferentes, colores y diseños, son versátiles y están de moda en casi cualquier entorno. Los suéteres combinan bien con vaqueros, faldas, pantalones de vestir y otras camisas. Si eres dueño de un suéter de buen material, como la cachemira, es posible que desees saber cómo te lo puedes poner sin dañarlo. La mayoría de los suéteres pueden venir con botones o sin ellos, y ambos se pueden poner de la manera adecuada en tan sólo unos segundos.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

    Suéteres

  1. Ponte en una camiseta, por ejemplo una camiseta ligera, si lo deseas. Llevar una camiseta te permitirá quitarte el suéter si sientes calor.

  2. Sostén el suéter por su abertura inferior y ensancha la apertura por encima de tu cabeza.

  3. Sujeta la parte superior del suéter y tira de él hacia abajo desde la cabeza.

  4. Dobla el brazo e introdúcelo en la abertura inferior del suéter. Empuja el brazo hacia arriba ya través de la manga. Repite este proceso con el otro brazo.

    Sacos

  1. Ponte en una camiseta, si lo deseas.

  2. Desabrocha el saco si ya estaba abotonado.

  3. Coloca el suéter sobre tu espalda, a continuación, desliza el brazo por una manga. Repite este paso con el otro brazo.

  4. Abróchate el saco, o si estás usando una camiseta, puedes también dejarlo desabrochado. Si vas a trabajar, es posible que desees abotonar el saco del todo. Para los entornos más informales, considera dejar un par de botones desabrochados en la parte superior del saco.

Consejos y advertencias

  • Intenta peinar tu cabello hasta que después de ponerte en el suéter. Pasar el suéter por tu cabeza puede estropear tu estilo. Productos para el cabello, como gel y aerosol fijador para el cabello, también puede manchar el suéter.
  • Al almacenar los suéteres, no los cuelgues en el armario. Si lo haces, puede estirar los hombros de la prenda de forma permanente. Es mejor doblarlos prolijamente y colocarlos en un cajón en la cómoda.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa king | Traducido por azul benito