Cómo ponerse un sostén

Los sostenes no vienen con manuales de instrucciones en cuanto al tamaño, ajuste o incluso sobre cómo ponérselo. Las investigaciones indican consistentemente que la mayoría de mujeres estadounidenses usan la talla incorrecta de sostén. Aunque no pareciera que una prenda básica pudiera ser tan complicada, si no usas un sostén correctamente, no se ajustará correctamente, sin importar la talla. Una vez que tengas un sostén que se ajuste bien y hayas dominado cómo ponértelo, te darás cuenta de que tus senos se asientan más altos, lucen mejor y de que te sientes mejor.

Abrocha el sostén

Aunque puede que siempre hayas abrochado el sostén último, lo debes hacer primero. Deja que las tiras cuelguen libres. Abrocha el sostén en tu espalda en la posición correcta, de tal forma que las copas estén sobre tus pechos. Evita sujetar el sostén al frente y después girarlo, ya que esto puede dañar los alambres. Asegúrate de abrochar el sostén de forma ajustada. Al comprar un sostén, busca uno que se abroche sólo en el último gancho o en la configuración más suelta. Un ajuste más apretado te permite mantener un buen ajuste a medida que el sostén se desgasta y el elástico se estira con el tiempo.

Llena las copas

Con las tiras del sostén colgando sueltas, inclínate hacia adelante y levanta tus pechos hacia las copas del sostén. Coloca las tiras ahora, una vez que tus pechos estén en las copas y mientras te inclinas hacia adelante. Esto permite que todo el tejido de tus pechos llene las copas de tu sostén. Puede que quieras acomodar tus pechos para moverlos cómodamente en el sostén. Los alambres deben rodear la parte inferior de los pechos, sin que queden huecos o bultos.

Ajusta las tiras

Aprieta o suelta las tiras de los hombros como sea necesario para lograr un ajuste cómodo y el levante deseado. Lavarlo e incluso el desgaste natural puede cambiar la posición de tus tiras haciendo que estén demasiado sueltas. Aunque la banda de tu sostén debe soportar la mayoría del peso de tus pechos, las tiras también tienen trabajo que hacer. Unas tiras demasiado apretadas serán incómodas, mientras que unas demasiado sueltas pueden dejarte con unos pechos caídos.

Solucionando problemas

Puede que te des cuenta, una vez que probaste colocarte tu sostén adecuadamente, de que tus copas terminan encima, que los alambres se ajustan mal o que es simplemente incómodo. En este caso, es probable que estés usando la talla incorrecta de sostén. Hacer que te midan para conocer tu talla correcta es lo ideal, pero también puedes medirte tú misma o probarte diferentes sostenes hasta encontrar un buen ajuste. Busca un sostén con una banda ajustada que esté paralela al piso. Los alambres debe estar a ras contra el pecho, tanto debajo como de los pechos como entre ellos. Las copas deben ajustarse adecuadamente sin dejar espacios, sin arrugarse o sin llegar hasta las axilas o sobrepasar en la parte superior. En muchos casos, las mujeres usan sostenes con una banda demasiado grande y copas demasiado pequeñas, por lo que elegir una banda más pequeña y una copa más grande puede mejorar el ajuste.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle powell-smith | Traducido por ana maría guevara