Cómo ponerse medias de compresión

Las medias de compresión aprietan suavemente las piernas, aplicando una mayor presión en los pies y gradualmente menos presión a medida que suben por las piernas. Este mecanismo ayuda a evitar que la sangre se estanque en las venas y los tejidos de las piernas y puede ayudar a prevenir la formación de coágulos sanguíneos. Puedes necesitarlas a corto plazo, como por ejemplo después de la cirugía, o a largo plazo si tienes una condición médica que afecta a los vasos sanguíneos de las piernas. Las medias de compresión están diseñadas para ser apretadas. Sin embargo, esto puede hacer que sean difíciles de poner. Debido a que es importante que uses las medias de la manera indicada por tu médico, busca ayuda si tienes dificultades para ponértelas.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Siéntate en una silla o en una superficie firme. Sostén la parte superior de tu media en ambas manos. Desenróllala hacia abajo, hacia el dedo del pie, tanto como puedas.

  2. Pon tus dedos de los pies en la media, tan cerca del final como sea posible.

  3. Alinea el talón de la media con tu talón, a continuación, presiona con el pie en el calcetín. Mantén la media recta.

  4. Tira de la media hacia arriba, desenróllala a medida que asciendes por la pierna.

  5. Quita las arrugas o las torsiones en la media para asegurar que la presión se distribuye uniformemente. Si no puedes enderezar la media mientras está en tu pierna, retírala y vuelve a intentarlo.

Consejos y advertencias

  • Usa guantes de goma de limpieza mientras te pones las medias para mejorar el agarre.
  • Ponte las medias en la primera hora de la mañana cuando las piernas están menos hinchadas.
  • Eleva las piernas durante el sueño, si te lo aconseja tu médico, para reducir la hinchazón.
  • Sécate bien las piernas antes de ponerte las medias.
  • Evita usar loción, que puede hacer más difícil ponerte las medias.
  • Considera cubrir tus piernas con talco para absorber el exceso de humedad.
  • Lava a mano y seca al aire las medias para ayudar a mantener la elasticidad.
  • Si todavía tienes dificultades para ponerte los calcetines, habla con tu médico acerca de una ayuda para las medias.
  • No tires o dobles las medias de compresión hacia abajo mientras las usas. En realidad, esto puede aumentar el riesgo de coágulos sanguíneos, restringiendo el flujo de sangre en las piernas.
  • Ponte en contacto con tu médico si tus medias ya no se ajustan bien.
  • Consulta a tu médico de inmediato si tienes hinchazón repentina en la pierna, enrojecimiento o calor en tu piel, nuevos entumecimientos u hormigueos en los dedos de los pies, cansancio en la pierna o dolor que puede aumentar cuando estás de pie o caminas. Estos son signos potenciales de una trombosis venosa profunda, un coágulo de sangre, que es potencialmente peligrosa para la vida.

Más galerías de fotos



Escrito por aubrey bailey | Traducido por eva ortiz