Cómo ponerse una bufanda

Si bien no hay una manera "incorrecta" de ponerse una bufanda, un método o arreglo en particular está siempre de moda y luce bien con cualquiera de ellas, independientemente de su material o espesor. Atar una bufanda con un estilo moderno es más fácil de lo que piensas, y una buena bufanda, una vez que la compras, te durará toda la vida. Mantente fiel a tu imagen eligiendo una que se complemente con la mayor parte de tus conjuntos de ropa. Si los diseños florales y estampados te resultan demasiado audaces, empieza por elegir un color liso clásico, como el azul marino o el negro, los que quedarán bien con la mayoría de tus conjuntos.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Bufanda

Instrucciones

    Cómo usar tu bufanda

  1. Enlaza la bufanda detrás de tu cuello de manera que ambos extremos cuelguen a ambos lados de la parte delantera de tu cuerpo. Deja que el lado izquierdo cuelgue con una longitud más corta y el lado derecho con un largo mayor.

  2. Toma el extremo más largo a la derecha y ponlo sobre el hombro izquierdo, pasándolo por el frente de tu pecho. Gíralo por detrás de tu cuello y llévalo sobre tu hombro derecho desde atrás. La bufanda ahora estará enlazada alrededor de tu cuello.

  3. Ajusta la bufanda de manera que ambos extremos ahora queden al frente de tu cuerpo a aproximadamente la misma longitud. Para aflojarla, tira de la sección de la bufanda que rodea tu cuello desde la parte delantera, y para ajustarla, tira de ambos extremos.

Consejos y advertencias

  • Si los extremos de la bufanda parecen demasiado largos, toma uno en cada mano y pasa el lado derecho sobre el izquierdo. Tira del lado derecho por debajo del izquierdo como si estuvieras atando un cordón de zapato y tira hasta lograr la tensión deseada. Con bufandas más gruesas, esto te da la oportunidad de inflar o abultar los extremos tirando de ellos ligeramente, y lograr un aspecto confortable y elegante y una segunda capa de volumen.

Más galerías de fotos



Escrito por alexandra early | Traducido por nieves fragola