Poner a dormir a un bebé después de alimentarlo

Cuando eres el padre de un bebé recién nacido o de un infante, puede que sientas que tu vida gira alrededor de los horarios en los que tu bebé duerme y come, y probablemente sea así. Los recién nacidos comen cada tres horas, o incluso más seguido, y muchos bebés siguen despertándose varias veces por la noche durante su primer año. Manejar de manera exitosa los horario de alimentación y de sueño alivia el estrés que enfrentan varios padres.

El momento oportuno

Dormir y comer van de la mano cuando estás cuidando a un infante. El hambre a menudo interrumpe el sueño, lo que quiere decir que la alimentación a menudo se asocia con la hora de dormir para un recién nacido o un infante. La cantidad de veces en las que tu sueño sea interrumpido por la alimentación depende de tu bebé. Los bebés que toman el pecho a menudo se despiertan más seguido que los que toman el biberón. Además de las alimentaciones en el medio de la noche, comer normalmente enmarca las sesiones de sueño para los recién nacidos o infantes. Tu bebé a menudo come tanto antes como después de la hora de acostarse o de la siesta.

Alimentarlo hasta dormirlo

Comer puede ser un proceso reconforntante para el bebé. Los bebés que toman el pecho usan el amamantamiento como algo más que sólo una substancia. Según Kellymom.com, una fuente de información para las madres que amamantan, los bebés buscan el pecho para consolarse cuando están sobrexcitados. Por lo tanto, alimentar a los bebés antes de que sea su hora de dormir estimula la relajación, lo cual hace el proceso de hacerlo dormir menos difícil. Al mismo tiempo, una comida antes de la hora de dormir extiende la cantidad de tiempo en la que dormirá tu bebé antes de tener hambre de nuevo.

Técnicas

Alimentar a tu bebé antes de que se vaya a dormir puede hacerse de varias maneras. Si estás amamantando, puedes darle el pecho a tu bebé en una posición cómoda, sentada o acostada, antes de mover a tu bebé hacia su cuna o moisés. Los bebés que toman fórmula pueden comer mientras se los sostiene en una posición derecha que sea cómoda tanto para el padre como para el bebé. Haz erutar al bebé antes de terminar de alimentarlo. Sostén al bebé derecho sobre tu hombro y dale palmaditas firmes en su espalda luego de alimentarlo y antes de acostarlo. La Academia de Pediatría de Norte América recomienda hacer eructar al bebé luego de 2 o 3 onzas de fórmula o cuando cambias de pecho, si lo estás amamantando.

Transicion del sueño

Si no quieres alimentar a tu bebé hasta que se duerma, puedes crear un período de transición entre las comidas y la hora de dormir. Por ejemplo, puedes amamantarlo o darle el biberón a tu bebé hasta que esté adormilado. Luego busca un método reconfortante, relajante de aliente su adormimiento. Algunos bebés disfrutan la música suave; otros prefieren el movimiento, como un balanceo. Aunque a algunos puede que les guste ser "usados" por sus padres en un transportador o cabestrillo para bebé. Usa una variedad de técnicas para encontrar una que se funcione mejor para el intervalo entre la alimentación y el sueño, lo cual va a hacer que los horarios de siesta y de ir a dormir de tu bebé sean más sencillos.

Más galerías de fotos



Escrito por barbie carpenter | Traducido por cinthia perez