Cómo poner mi abdomen en forma después de los daños por una cesárea

Durante una cesárea, se hace una incisión a través de los músculos abdominales. Después de la cesárea, es posible que quedes con exceso de peso en el abdomen y tus músculos abdominales estén débiles. No se puede apretar un músculo que ha sido cortado; puedes centrarte en la pérdida de grasa en todo el cuerpo, incluyendo el abdomen, para ayudar a combatir la acumulación de grasa después de una cesárea. Los métodos drásticos, como la abdominoplastia, también ayudan a mantener esta problemática bajo control.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Lleva una dieta saludable. La reducción de la ingesta de calorías ayuda a perder grasa del abdomen después de una cesárea. Come alimentos que sean bajos en calorías. Por ejemplo, si comes una taza de pasas de uva, consumes 434 calorías. Sin embargo, en su lugar puedes seleccionar las uvas que tienen alto contenido de agua, y consumir sólo 104 calorías. Las frutas, verduras, granos enteros, fuentes de proteína magra y productos lácteos son buenas opciones.

  2. Completa por lo menos 150 minutos de actividad de intensidad moderada cada semana para perder grasa del vientre.

    Completa por lo menos 150 minutos de actividad de intensidad moderada cada semana para perder grasa del vientre, recomiendan Centers for Disease Control and Prevention. Los ejemplos incluyen pasear a tu bebé a un ritmo acelerado en la silla de paseo o en bicicleta en superficies niveladas. Con una actividad moderada, puedes sudar e igualmente tener una conversación mientras haces ejercicio.

  3. Utiliza el entrenamiento de intervalos para aumentar la quema de calorías y perder grasa del vientre rápidamente. Alterna el entrenamiento de intervalos mediante una actividad moderada y vigorosa para desarrollar fuerza y ​​quemar peso del abdomen. Por ejemplo, comienza a caminar a paso ligero. Después de unos minutos, aumenta tu intensidad a un ritmo acelerado con la carrera. Alterna entre las dos actividades durante 30 minutos o más.

  4. Tonifica tu vientre con ejercicios de entrenamiento de fuerza, al menos dos veces por semana.

    Tonifica tu vientre con ejercicios de entrenamiento de fuerza, al menos dos veces por semana. La retención abdominal es un ejercicio que se dirige a la parte inferior de tu abdomen. Siéntate en el borde de una silla. Lentamente levanta los pies de dos a cuatro pulgadas del suelo y mantén la contracción durante cinco a 10 veces. Repite por un minuto. Otro ejercicio de tonificación del vientre eficaz es el vaciamiento abdominal. Ponte de rodillas y contrae los músculos de la base. Mantén la contracción durante 10 segundos, suelta y repite 10 veces.

  5. Adopta un enfoque más drástico para combatir el abdomen después de una cesárea, tal como una cirugía estética de abdomen. Una abdominoplastia elimina grasa abdominal inferior y cicatrices después de una cesárea. Habla con tu médico acerca de los riesgos y beneficios de este procedimiento.

Consejos y advertencias

  • Si estás amamantando a tu bebé, discute la actividad física de alta intensidad con tu médico. Puede afectar el sabor de la leche materna, dándole un sabor amargo que a tu bebé no le guste. Bebe mucho líquido después de tu entrenamiento y consulta con tu médico si comienzas a tener problemas para amamantar.
  • Habla de tus objetivos de pérdida de peso abdominal con tu médico. Después del embarazo, las mujeres tienen que esperar por lo menos seis semanas para comenzar a ejercitarse. Sin embargo, las mujeres con una cesárea a menudo tienen que esperar más tiempo.

Más galerías de fotos



Escrito por nicki howell | Traducido por luciano ariel castro