Polvo para bajar de peso

Los polvos de dieta ayudan a frenar el hambre, ayudando a que consumas menos calorías cuando los usas correctamente. Decenas de variedades hacen afirmaciones de marketing atractivas, pero no todos pueden cumplir sus promesas. En lugar de confiar en el primer suplemento que encuentres, utiliza un polvo combinado con una sana dieta equilibrada y un estilo de vida activo.

Tipos

Los polvos para adelgazar incluyen mezclas de bebidas, proteínas en polvo, fórmulas de reemplazos de comidas y suplementos en polvo. Están diseñados para que te sientas lleno con sólo un número moderado de calorías, así que puedes comer menos durante el día y poco a poco perder peso. Los polvos contienen principalmente las fuentes de proteínas deshidratadas como la soja o suero de leche, granos molidos, vitaminas y minerales enriquecidos, potenciadores del sabor y edulcorantes artificiales o naturales. No todos los polvos tienen los mismos ingredientes, cantidad de calorías por porción o efectos sobre el apetito y la saciedad. Revisa los ingredientes y las etiquetas de nutrición cuidadosamente cuando compres estos productos.

Resultados de pérdida de peso

El uso regular de un polvo de dieta que estimula la sensación de saciedad es una forma de reducir las calorías y bajar de peso. Los polvos que cuentan con la proteína de suero de leche como ingrediente principal son eficaces, ya que, según la Clínica Mayo, el suero de leche "puede actuar como un supresor del apetito". El polvo de soja tiene efectos similares. En un estudio de 2003 en "Nutrition Journal" de los participantes obesos y con sobrepeso, los que reemplazaron la comida con batidos de soja alcanzaron "significativos cambios [positivos] sobre el peso corporal" y la forma del cuerpo. Según un estudio de 2010 de "Diabetes / Metabolismo: Investigación y Comentarios", los sujetos obesos que siguieron una dieta usando suplementos en polvo ricos en proteínas perdieron más peso a los 12 meses que los sujetos que siguieron una dieta más equilibrada y convencional y no usaron suplementos.

Perfil nutricional

Qué tan lleno te sientes después de consumir un polvo de dieta resulta de una combinación de factores, incluyendo la cantidad de calorías del producto y su contenido nutricional. Un estándar de ración de 30 g de polvo de proteínas de suero de leche tiene aproximadamente 110 calorías, 2 g de grasa, 1 g de carbohidratos, 1 g de azúcar y 23 g de proteína. Sin embargo, un artículo de 2007 impreso en el "American Journal of Clinical Nutrition" señala que la mayoría de las bebidas de reemplazo de comidas contienen principalmente azúcar en lugar de proteínas. Aunque el azúcar según el artículo "puede conducir a una pérdida significativa y sostenida de peso", es mucho menos nutritivo que el de proteínas, y los autores del artículo tienen en cuenta que sus efectos sobre la saciedad son muy variables y dependen de factores como el modo de uso y el contexto.

Seguridad

Los polvos de dieta se clasifican como suplementos dietéticos, lo que significa que no están sujetos a las mismas regulaciones de salud que los alimentos reales. La dra. Monica Zangwill, experta en salud pública, dice que los polvos y los reemplazos de comida no tienen normas formales y sus fabricantes pueden hacer afirmaciones sobre sus ingredientes que no están justificadas por la investigación científica. Antes de utilizar cualquier tipo de polvo para ayudar a perder peso o complementar tu plan de alimentación normal, consulta a tu médico para su aprobación.

Consideraciones

La supresión del apetito con la ayuda de un polvo de dieta no garantiza que funcione. Debes consumir menos calorías de las que quemas para perder peso con éxito, por lo que no es probable que veas los resultados si añades polvo a tu dieta pero no cambias nada más, o si utilizas un polvo de reemplazo de la comida que no induce sensaciones de saciedad. La forma más sana de mantener la plenitud y alcanzar un peso saludable es a través de un plan de alimentación equilibrada y nutritiva y ejercicio regular.

Más galerías de fotos



Escrito por carly schuna | Traducido por mariana perez