Cómo hacer pollo empanado a la parrilla

Si te gusta el sabor de pollo frito, pero no las calorías que engrosan la cintura de tanto freír, intenta asar el pollo empanado en su lugar. Cocinar el pollo empanado en la parrilla brinda una sensación deliciosamente crujiente, pero reduce la grasa y las calorías que se obtienen de la fritura. Este método también evita el lío aceitoso de los fritos y los olores de tu cocina. Estas pechugas de pollo crujientes finas se cocinarán en cuestión de minutos en tu parrilla de gas o carbón.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Pechugas de pollo deshuesadas y sin piel
  • Juego de limón
  • Sal
  • Condimentos
  • Bolsa grande para congelador o bol grande no reactivo
  • Mazo para carne
  • Envoltura de plástico
  • Aceite de oliva
  • Pan rallado
  • Aceite de cocina de calor alto como aceite vegetal o aceite de semilla de uva
  • Bol pequeño
  • Toallas de papel
  • Tenazas
  • Bandeja o plato

Instrucciones

  1. Mezcla jugo de limón, sal, pimienta y otros condimentos de tu elección para lograr un adobo.

  2. Vierte el adobo en una bolsa de plástico para congelar con cierre grande o un bol no reactivo.

  3. Coloca las pechugas de pollo en la bolsa con la marinada y cierra la bolsa o cubre el recipiente con papel de plástico. Deja que el pollo se marine por lo menos 30 minutos, o hasta cuatro horas.

  4. Retira el pollo y ubícalo en una tabla grande de cortar o superficie de trabajo limpia.

  5. Enciende tu parrilla de carbón o gas y pre-caliéntala a fuego medio.

  6. Limpia la rejilla de la parrilla de cocción a fondo con un cepillo de alambre para parrilla.

  7. Condimenta el pan rallado con sal y pimienta a gusto.

  8. Cubre las pechugas de pollo con papel plástico y hazlas de un espesor de aproximadamente 1/2 pulgada de grosor. Pasa por el pollo un cepillo con aceite de oliva.

  9. Presiona las pechugas de pollo en el pan rallado sazonado en todos los lados, lo que garantiza que todas las superficies de las pechugas de pollo estén recubiertas con pan rallado.

  10. Vierte el aceite para cocinar a altas temperaturas en un tazón pequeño. Moja una toalla de papel en el recipiente para cubrir con aceite de cocina y, usando pinzas, cepilla la parrilla precalentada con la toalla con aceite para recubrir las barras con aceite de cocina.

Consejos y advertencias

  • El jugo de limón es muy ácido y puede afectar negativamente la textura de las carnes como el pollo marinado durante mucho tiempo. Por tanto, asegúrate de que no dejes marinar el pollo durante más de cuatro horas.
  • Las pechugas de pollo empanadas a la parrilla tienen un sabor maravilloso servidas con unas rodajas de limón o salsa picante. También puedes cortar rodajas de pollo empanado a la parrilla al inicio de una deliciosa (y baja en grasa) versión de la ensalada de pollo frito.
  • Cubre el pollo con papel plástico mientras los golpeas para reducir el riesgo de salpicaduras de pollo crudo potencialmente inseguras y de los jugos del pollo alrededor de tu cocina.
  • De acuerdo con el United States Department of Agriculture, las pechugas de pollo deben cocinarse a una temperatura interna de no menos de 165 F.

Más galerías de fotos



Escrito por kurt schrader | Traducido por juan ignacio ceviño