Políticas para un niño que muerde

Los niños pequeños aprenden a morder de una variedad de fuentes, pero este comportamiento agresivo podría escalar y llegar a pegar o empujar. Los padres que desean poner un fin a estas tendencias agresivas del niño quizás tengan que averiguar por qué su niño está mordiendo en primer lugar. El pediatra de tu hijo también puede ofrecer un consejo sobre cómo manejar a un niño que muerde.

Polícas sobre morder

¿La mordedura de un niño se debe ignorar o el niño superará ese comportamiento? Según el Dr. William Sears, en Askdrsears.com, el comportamiento de morder es común entre la edad de uno y dos. Un niño que se está acercando a los tres años, generalmente, comienza a superar esta conducta a medida que aprende nuevas formas de comunicación. Los padres pueden ignorar esta conducta con la creencia de que el niño pronto probará otra forma diferente de conseguir atención. Sin embargo, los niños pequeños pueden morder por varias razones. Los padres deben encarar el tema y trabajar para enseñarle a sus hijos otras formas de manejar sus emociones.

Entender y prevenir la mordida

Los niños muy pequeños pueden morder para captar atención, expresar hambre, frustración, enojo o varias otras emociones. Ten un diario y anota las circunstancias en las que tu hijo mordió. ¿Tu hijo estaba cansado o peleando por un juguete? Un diario te puede ayudar a entender las motivaciones para la conducta de tu hijo. Esto puede ayudar a los padres a evitar situaciones en las que el niño podría ser propenso a morder.

Redirigir la conducta de morder

Mostrarle a tu hijo pequeño alternativas a morder puede alejarlo de la conducta agresiva en el futuro. Cuando un niño muerde, dice, "Nosotros no mordemos. Abrazamos". Otros gestos como sonreír o chocar los dedos se pueden utilizar para sustituir. Modela estas conductas para tu hijo pequeño, y quizás él pueda comenzar a repetirlas cuando se siente mal. Morder a tu hijo para mostrarle cómo hace sentir al otro con su mordida solo reforzará su necesidad de morder. Los padres también pueden aconsejar a los niños de más de tres años a bailar o saltar cuando les surge la necesidad de morder.

Tiempos fuera y recompensas

Un tiempo fuera le puede dar al niño que muerde una posibilidad de calmarlo. Después de que el niño muerda, dile "Morder duele. Vamos a sentarnos a tu habitación". Según Askdrsears.com, los tiempos fuera deberán durar tantos minutos como años de edad tenga tu hijo. Los niños más grandes que muerden pueden responder bien a recompensas por su buena conducta. Por ejemplo, un niño pequeño que evita morder por un día podría ganar puntos para un pequeño premio.

Más galerías de fotos



Escrito por candice coleman | Traducido por aldana avale