Políticas de comportamiento y seguridad al manejar para adolescentes

Entregarle las llaves a tu hijo de 16 años con licencia nueva es una verdadera prueba de coraje parental. Y con mucha razón: Los accidentes automovilísticos son la causa principal de muerte y lesiones graves en los adolescentes de los Estados Unidos, de acuerdo al Centro de Control y Prevención de Enfermedades. Estableciendo algunas reglas básicas con tu hijo adolescente antes de dejarlo ir sólo en el vehículo familiar es una de las mejores maneras de aumentar su seguridad al volante.

Dentro de la cabeza adolescente

Un puñado de factores que pueden afectar la conducción están presentes en la cabeza de un adolescente. De acuerdo con un reporte de CDC, los adolescentes son más propensos a involucrarse en conductas de riesgo que en cualquier otra etapa de su vida. Tienen límites en su capacidad de resolver problemas y -de manera crucial mientras manejan- tienen el desafío de decidir sobre la ubicación, la distancia y la velocidad. Además de todo eso, son extremadamente propensos a las distracciones y simplemente son inexpertos.

Trabajen juntos para hacer reglas

Empieza hablando con tus hijos de manera temprana sobre las responsabilidades al manejar- antes de que tengan su permiso de conducir, aconsejan los expertos de Allstate Insurance. El proceso de aprender a manejar y adquirir su licencia es una oportunidad ideal para compartir con tu hijo. Comunícate de manera abierta y explica tus reglas y lo que esperas cuando conduzca y cómo su comportamiento en casa y en el colegio afectarán esos privilegios. Aunque están ansiosos por ser independientes, tú sigues siendo el padre. No dudes en hacer cumplir las consecuencias cuando sea necesario, incluyendo restricciones en los permisos de manejo para proteger su seguridad y la de los otros.

Reglas no negociables

Antes de otorgar los privilegios para conducir, habla sobre las expectativas de la familia sobre comportamiento y seguridad. Algunas temas a tratar incluyen: El uso de teléfono celular: Muchos estados tienen reglas sobre el uso de teléfonos celulares y los mensajes de texto mientras conduces. Si tu estado no las tiene, adopta las tuyas. Cualquier mensaje o llamada pueden esperar a que tu hijo salga de camino y responda de manera segura. Cinturones de seguridad: Deja bien claro que todos los ocupantes del vehículo necesitan abrocharlos. Pasajeros: Más pasajeros más distracción. Si tu estado no tiene una ley sobre el tiempo de experiencia que necesita un conductor antes de llevar con él a personas que no sean de su familia, haz tu propia regla. Seis meses es un buen comienzo. Manejar de noche o en condiciones climáticas adversas: Decide cómo enfrentarás estos desafíos. Nuevamente, considera la experiencia y las habilidades de tu hijo adolescente. El uso de drogas o alcohol y el manejo: Por la seguridad de tus hijos y de las personas en el camino, deja claro que no tolerarás este tipo de comportamiento y que si rompe esta regla perderá inmediatamente sus privilegios de manejo.

Escribe un acuerdo de conducción

Limita los malos entendidos y la frustración creando un acuerdo de conducción con tus hijos adolescentes que delimite las reglas, limitaciones, condiciones de los viajes y consecuencias de romper las reglas. Incluye tus expectativas en sus calificaciones y en el toque de queda, y qué sucederá si estas no se cumplen. Revisa tu póliza de seguro con ellos y señala el incremento en las tarifas que tendrás. Manejar es probablemente el privilegio más importante que tu adolescente ha tenido en su corta vida. Recuérdale la importancia de esta nueva responsabilidad. Manejar de manera independiente es un evento emocionante y liberador. Trabajen juntos para convertirlo también en algo seguro.

Más galerías de fotos



Escrito por karen friesen | Traducido por esteban arenas