¿Por qué el polen nos hace estornudar?

Las plantas liberan gránulos de polen microscópicos en el aire en ciertas épocas del año como parte de su proceso reproductivo. Sin importar si el polen proviene de los árboles, del pasto o de hierbas, puede provocar el estornudo en algunos de nosotros como consecuencia final de la liberación de histamina en la nariz.

Para aquellos con sensibilidad alérgica, el proceso comienza cuando proteínas específicas en el polen suspendido en el aire entran en la nariz cuando lo respiramos. Estas proteínas se ligan con los anticuerpos (conocidos como inmunoglobulina E) en el torrente sanguíneo. Cuando los anticuerpos se conectan con los mastocitos y los basófilos en la mucosa nasal, se libera el compuesto conocido como histiamina y otros mediadores inflamatorios.

La histamina irrita las células nerviosas de la nariz, resultando en el envío de señales al cerebro que desencadenan el estornudo a través de la red nerviosa trigeminal. Esta red nerviosa controla las sensaciones y los movimientos del rostro. El resultado final es el acoplamiento entre el cerebro y los músculos de la faringe y de la tráquea para crear una abertura grande en las cavidades oral y nasal, seguida de una poderosa liberación de aire y biopartículas.

Todo este proceso sirve para purgar al cuerpo de las partículas y proteínas alergénicas que ha ingerido. Debido a que la histamina desencadena esta respuesta del sistema inmune, los medicamentos antihistamínicos orales y nasales son efectivos al bloquear el compuesto en las zonas donde está presente. Los corticoesteroides nasales también pueden controlar el estornudo y otros síntomas de la alergia nasal al reducir la inflamación presente en la nariz en cualquier momento.

Más galerías de fotos



Escrito por marc meth, md
Traducido por paulo roldan