Cuándo ver al podólogo si tienes los talones agrietados

Los pies suaves y saludables se ven y se sienten bien. La piel agrietada y seca en los pies, en especial en los talones, es poco atractiva y puede ser dolorosa o picar. Tus pies pueden estar tan escamados y con callos que usar sandalias está fuera de cuestión, haciendo que te sientas incómoda en el verano. Aunque normalmente es sencillo tratar los talones secos y agrietados en casa, si la afección se vuelve lo suficientemente severa, se justifica una visita al podólogo.

Talones agrietados

Tus pies pueden tener grietas en la piel en cualquier parte, pero los talones y los bordes de los dedos se agrietan con más frecuencia. Estas pequeñas grietas en la piel pueden ser lo suficientemente dolorosas como para dificultarte caminar. Por lo general se desarrollan en la piel muy seca, o cuando los callos han formado una costra gruesa y dura. El movimiento normal y la presión al caminar puede ser suficiente para partir la piel endurecida e inflexible del callo.

Causas

Las callosidades se acumulan en zonas del pie que están irritadas o rozadas por el calzado. También puedes tener callos por caminar con frecuencia descalzo sobre superficies ásperas. Una vez que tienes los talones con callos, estás en riesgo de tener grietas. Los largos períodos de pie, el uso de zapatos abiertos y el exceso de peso también contribuyen a las grietas en los talones. Las afecciones médicas como diabetes, problemas de tiroides, eccema y psoriasis también aumentan el riesgo de grietas dolorosas. Si tienes una afección médica que afecta a tus pies, deberías consultar a un podólogo o a tu médico.

Tratamiento casero

La mayoría de los casos de talones o dedos secos y agrietados responden rápidamente a un tratamiento casero. Antes de acostarte cada noche, coloca una capa gruesa de crema sobre toda la superficie de los dos pies. Presta especial atención a tus talones y los bordes de los dedos. Ponte un par de calcetines de algodón sobre la crema para que no penetre en las sábanas en lugar de en tu piel. Por la mañana, mientras estás en la ducha o la bañera, remueve suavemente la piel muerta con una piedra pómez o una lima para callos. Deberías ver mejoras en pocos días. Si las grietas no se curan, o tus pies empeoran, es tiempo de que veas al podólogo.

Cuándo ver a podólogo

Por lo general puedes tratar los talones agrietados en casa, pero algunas situaciones requieren cuidados de un podólogo. Los ancianos que presentan grietas severas deben buscar atención médica para evitar que se formen úlceras o escaras. Ve a tu podólogo o médico si tus talones se agrietan y eres diabético, tienes mala circulación o una enfermedad autoinmune, o sufres de problemas de piel. Si tienes buena salud pero los tratamientos no sanan las grietas o tu pies sangran, haz una cita con un especialista en pies.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle ullman | Traducido por maria eugenia gonzalez