Cómo una pobre nutrición afecta el desarrollo de un niño

La nutrición es más que el índice de la masa corporal de una persona. La nutrición que recibe un niño durante los primeros años de su vida pueden afectar su salud en los años venideros. La nutrición balanceada es importante en su desarrollo porque los niños necesitan nutrientes específicos para prosperar y crecer. La pobre nutrición puede resultar por la falta de comida así como por demasiada comida, ya que es más que una simple ingesta de calorías. Su desarrollo apropiado se apoya en una base nutricional sólida, que incluye la correcta cantidad de cada nutriente.

Crecimiento físico


Los niños que consumen muy pocas calorías durante su primer año pueden experimentar un crecimiento menor cuatro años más tarde.

Un estudio publicado en el "New England Journal of Medicine" por los doctores H. Peter Chase y Harold P. Martin medía a los niños hospitalizados por mala nutrición en su primer año de vida. Estos doctores encontraron que esos nños eran consistentemente más pequeños que los que estaban bien nutridos, aun tres o cuatro años después. Al otro lado del espectro, la Academy of Nutrition and Dietetics sugiere que la mala nutrición, en la forma de demasiado comida, puede contribuir a problemas de peso en la vida posterior del niño

Desarrollo intelectual y educación


Los niiños que tuvieron una mala nutrición tienen más probabilidades de repetir un grado en la escuela.

Un estudio de 2010 del "The Journal of Nutrition" encontró que los malnutridos de 2 años tenían un 16% más de posibilidades de repetir por lo menos un grado en la escuela y entrar a ella más tarde que sus pares bien nutridos. Los científicos detrás del estudio determinaron que esto podía disminuir la expectativa de vida de los mismos en un 10%. El United Nations Standing Committee on Nutrition dice que hasta en la situación más suave o moderada, el crecimiento detenido por la mala nutrición tiene correlación con los desenvolvimientos académicos pobres y la capacidad mental baja.

Desarrollo emocional y sicológico


La depresión puede estar ligada al desequilibrio nutricional de algunos niños.

La nutrición pobre puede ser el comienzo de los problemas de desarrollo emocionales y sicológicos. El Dr. Lawrence Wilson del Center for Development ha estudiado los problemas siquiátricos con relación con los análisis de minerales de las muestras de cabello de los niños. Algunos minerales, como el calcio, han probado ser extremadamente importantes para el desarrollo emocional. La investigación de Wilson ha mostrado que los problemas emocionales relacionados con el autismo, la hiperactividad, la depresión, el desorden bipolar, las esquizofrenia y la ansiedad están asociados con los desequilibrios nutricionales.

Desarrollo de conducta


La mala nutrición puede ser un factor en los problemas de conducta de los niños.

El Dr. David E. Barrett, un sicólogo de la Harvard Medical School y la Dra. Marian Radke-Yarrow, sicóloga de niños, del National Institutes of Health, llevaron a cabo una investigación enfocada en los problemas de conducta de niños de entre 6 a 8 años. El estudio mostró que las conductas sociales eran más susceptibles a los efectos negativos de una mala nutrición que las funciones de aprendizaje. Los niños del estudio que tuvieron una mala nutrición durante los dos años posteriores al nacimiento, eran más apáticos, menos activos y menos colaboradores que sus contrapartes bien nutridas.

Más galerías de fotos



Escrito por dakota karratti | Traducido por adriana de marco