Las playas más cercanas a Williamsburg, Virginia

Williamsburg, Virginia, está lleno de historia y situado a 20 minutos de Jamestown, el primer asentamiento inglés en los Estados Unidos. Es el hogar de la universidad William and Mary, el alma mater de Thomas Jefferson. El centro de la ciudad es un museo vivo, con artesanos vestidos de época, trabajando como fabricadores de velas, panaderos, comerciantes, herreros y otros artesanos. Williamsburg significa unas vacaciones ideales para los amantes de la historia y de las familias. También está lo suficientemente cerca de algunas playas para cubrir la cuota de verano que anhelas.

Pequeño y amigable


Hay pequeñas playas a sólo 30 minutos de Williamsburg.

Si estás buscando una playa, sin tráfico o multitudes, Buckroe puede estar llamándote. A sólo 32 millas al sureste de Williamsburg, esta playa de 8 acres, con suaves olas y una brisa apacible en la bahía de Chesapeake, se sentirá más como una pequeña excursión de ciudad costera y menos como unas vacaciones de primavera de MTV. En verano, el paseo marítimo pavimentado es un lugar elegido para pasar el tiempo; el pabellón funciona para dar conciertos gratuitos los domingos y otras formas de entretenimiento veraniego. El parque cuenta con varias mesas de picnic y baños. Las parrillas están disponibles a petición. Los salvavidas están en servicio de 10 a.m. a 6 p.m., desde el Día de los caídos al Día del trabajo.

Para los niños

Si tus compañeros de viaje son menores de 12 años, podrían disfrutar de una visita a Fort Fun, un completo parque infantil de madera de 15.000 pies cuadrados (1.393 metros cuadrados) con castillo encantado, laberinto, toboganes, columpios y rodeo. Esta franja de arena en el río James, a 30 millas (48 km) de Williamsburg, es un lugar popular entre los lugareños para caminar por el agua. Hay un snack bar con una terraza y mesas de picnic. El salvavidas trabaja de 10 a.m. a 7 p.m., desde el Día de los caídos al Día del trabajo, pero se le permite nadar al visitante por cuenta y riesgo propio cuando no hay salvavidas de turno. Huntington Park es también hogar del mayor muelle de pesca de la costa este.

Virginia Beach: Resort Area

Virginia Beach es una ciudad turística con más de 35 millas de propiedad frente al mar, la playa de placer más larga en el mundo. Se encuentra en la desembocadura de la Bahía de Chesapeake, a unas 60 millas al sureste de Williamsburg. Hay tres playas diferentes, de las cuales la Resort Area es la más grande, con cientos de hoteles y atracciones. No hay escasez de cosas para hacer en Virginia Beach: varias empresas ofrecen parapente, buceo y esquí acuático. Resort Area cuenta con casi 3 millones de visitantes cada verano.

Virginia Beach: Sandbridge

Sandbridge es una franja de playa de 4,5 millas en la frontera norte de Outer Banks. No está tan poblado como la playa Resort Area y la mayoría de las propiedades de esta franja son viviendas unifamiliares. Gran parte de la playa, sin embargo, es pública. El alquiler de propiedades está disponible para alquileres diarios, semanales y mensuales. Sandbridge bordea Back Bay National Wildlife Refuge y False Cape State Park, si andas buscando aventuras en kayak o senderismo. En Sandbridge, los salvavidas están en servicio desde las 9:30 am hasta el anochecer, desde mediados de mayo a septiembre.

Campamentos en el frente marítimo


El parque First Landing ofrece canotaje y natación en la bahía de Chesapeake.

El parque First Landing, ubicado en la bahía de Chesapeake, está formado por casi 3.000 acres de bosque. Situado a sólo una hora al sureste de Williamsburg su playa retirada y de 1,25 millas lo han convertido en el parque estatal más visitado de Virgina. Este es el lugar perfecto para los amantes del aire libre, con 20 amplias millas de senderos para practicar senderismo y ciclismo, así también como para observar la naturaleza. Creado en donde los primeros colonos ingleses desembarcaron en 1607, este parque también contiene una réplica de una aldea indígena de Chesapeake.

Más galerías de fotos



Escrito por bey wesley | Traducido por sofía bottinelli