Planes dietéticos libres de harinas de trigo

Dos condiciones diferentes requieren evitar el trigo: una alergia y la enfermedad celíaca. La alergia al trigo provoca reacciones que van desde urticaria hasta dificultad para respirar. Las personas con enfermedad celíaca no pueden consumir gluten, que es parte de la proteína que se encuentra en el trigo, centeno y cebada, porque el sistema inmune ataca el revestimiento del intestino delgado, causando hinchazón, fatiga y diarrea. Cualquiera de estas condiciones puede requerir que requieras de una dieta libre de trigo.

Alimentos recomendados

El trigo es un ingrediente común que se encuentra en un alto porcentaje de alimentos procesados. El gluten y otros productos de trigo, que a menudo son ingredientes ocultos, se encuentran aún más generalizados. Pero hay una larga lista de alimentos saludables que puedes incluir en tu dieta de comidas sin trigo. Todo fresco, congelado y sin aditivos secos o productos enlatados son opciones. Entre los frescos o congelados se encuentra la carne, de aves, de cerdo y de pescado, siempre y cuando no hayan sido marinadas con una salsa prefabricada. Los alimentos básicos son las legumbres como las lentejas (lentils), los garbanzos (chickpeas) y cereales que no contienen gluten como la quinua, el trigo sarraceno, el arrurruz (arrowroot) y cualquier tipo de arroz. Las nueces y semillas lisas, los huevos, el café, té, aceite de oliva, mantequilla, la manteca de maní y miel son otros alimentos seguros.

Desayuno

Aunque la mayoría de los cereales en caja están fuera de los límites de una dieta libre de trigo, algunos fabricantes ofrecen opciones sin gluten. La avena no contiene gluten, pero a menudo se procesa con una maquinaria compartida con trigo. Si no estás seguro de las prácticas que utilizó en su elaboración el proveedor, selecciona la polenta o la quinua como tu cereal caliente. Endúlzalo con miel, jarabe de arce, frutas frescas o secas y nueces picadas. Cualquier plato con huevos, incluyendo los omeletes, revueltos, tibios o duros, escalfados y fritos, ofrecen opciones de desayuno salados. Agrega queso, tomates, champiñones, espinacas o pimientos a tus omeletes o huevos revueltos. Prepara tostadas con manteca de maní, queso crema, mermelada o miel con pan hecho de harina sin gluten, como de patata o de arroz. Los batidos de frutas caseras y el yogur sin gluten con fruta son otras opciones.

Almuerzo y cena

Las ensaladas, las sopas caseras y los sándwiches en pan sin gluten son un almuerzo o cena ligeros. Evita los embutidos en el almuerzo porque a veces contienen aditivos a base de trigo. Prepara tú mismo rebanada de roast beef, pavo y pollo. También evita condimentar tu sándwich a menos que especifiquen en la etiqueta que no contiene gluten. El hummus es una alternativa libre de gluten nutritiva. El arroz y la quinua son bases ideales para verduras y carne salteadas. Cualquier salsa de soja debe tener una etiqueta libre de gluten. La pasta de arroz, los fideos de alforfón asados y la ensalada de verduras, el chile de cinco tipos de frijol con arroz, la carne de cerdo y el estofado de lentejas, así como el risotto de verduras, los camarones y las vieiras salteadas, el cordero aderezado con yogur son sólo algunas opciones principales para tus platillos principales.

Consideraciones

Muchos de los que sufren de la enfermedad celíaca también padecen de intolerancia a la lactosa, por lo menos después del diagnóstico inicial. Cuando se repara el daño intestinal después de varias semanas de una dieta estricta sin gluten, la intolerancia a la lactosa a menudo desaparece. La leche, la nata y los quesos envejecidos no contienen gluten. El yogur, la crema agria, el queso cottage, queso crema y otros tipos de quesos, a veces contienen gluten o productos derivados del trigo. Comprueba las etiquetas cuidadosamente. Agregar lácteos bajos en grasa a tu dieta puede ayudarte a satisfacer tus necesidades diarias de calcio, lo cual es especialmente importante si tu enfermedad celíaca fue diagnosticada desde hace mucho tiempo, dejándote más propenso a la osteoporosis.

Más galerías de fotos



Escrito por meg campbell | Traducido por xochitl gutierrez cervantes