Planes de alimentación para aumentar la energía

Si te sientes como si necesitarás un impulso extra en tu día a día, no tomes bebidas energéticas, en vez de eso, cuida tu alimentación. Lo que comes afecta cómo te sientes, en especial en cuanto a tus niveles de energía se refiere. Para obtener ese impulso adicional, aliméntate con comidas energéticas basadas en los granos enteros, las frutas y los vegetales, las grasas saludables y los productos de proteína magra.

Básicos de la alimentación

Cuando de niveles energéticos de trata, la comida que eliges en verdad es importante. Mientras que una barra de dulce ciertamente te proporciona energía, esta se gasta rápidamente. Para tener energía que dure más te conviene probar los granos enteros y las grasas saludables. Para combatir una crisis emocional, come comidas pequeñas y frecuentes. Tu cerebro sólo es capaz de almacenar una cantidad pequeña de energía, así que debes comer constantemente para mantenerlo alimentado. No olvides beber agua. La fatiga es uno de los primeros indicadores de que podrías estar deshidratándote, así que asegúrate de beber un vaso de agua junto con cada comida y almuerzo para mantenerte hidratado.

Impulso para el desayuno

Los carbohidratos y las grasas son la fuente de energía del cuerpo, así que asegúrate de incluir buenas fuentes de esta clase de nutrientes en tu desayuno. Un desayuno energético podría incluir un tazón de avena con pasas y trozos de nuez y además una taza de yogur bajo en grasa. O puedes dorar un muffin inglés, cubierto con una cucharada de crema de maní y servirlo con un vaso de jugo de naranja. Como fuente de carbohidratos y grasa, las nueces y la mantequilla de nuez ofrecen una fuente sustanciosa de energía.

Segundo desayuno

No necesitas comer grandes cantidades de alimento para mantener tus niveles de energía al máximo. Un buen segundo desayuno que puede ayudarte a aumentar tus niveles de energía puede consistir de una manzana fresca con un puñado de almendras o galletas integrales con yogur bajo en grasa.

Almuerzo ligero

Comer un almuerzo demasiado pesado puede hacerte sentir como si necesitaras tomar una siesta en la tarde, afirma la Harvard Medical School, así que es mejor mantenerlo ligero. Un almuerzo altamente energético puede incluir un sándwich de atún hecho con un pan de pita integral y además una banana. O para aquellas frías tardes de invierno, toma una taza de sopa con galletas integrales y un trozo de queso bajo en grasa.

Bocadillo energizante

No te olvides de alimentar tu cerebro por la tarde, pues necesitarás más energía para seguir con tu jornada. Algunas opciones saludables incluyen un hummus con zanahoria y apio o algunos albaricoques deshidratados.

Recarga de energía en la cena

Reabastece tus reservas energéticas con una cena a base de carbohidratos. Eso significa comidas a base de vegetales y granos enteros. Algunas buenas opciones incluyen al pollo y a un sofrito de vegetales con arroz integral o pasta integral estilo primavera con camarón y una ensalada con un aderezo de aceite de oliva.

Más galerías de fotos



Escrito por jill corleone, rdn, ld | Traducido por reyes valdes