Plan de ejercicios para mamás ocupadas

Junto con todas las bendiciones que ofrece la maternidad, vienen también las realidades de la misma: un baño largo se convierte en un lujo y tener un momento de silencio en una dulce recompensa. Encontrar tiempo para ejercitarte siendo una mamá ocupada es difícil, pero no imposible. Establécete metas para que puedas crear un plan de ejercicios diseñado para tu vida. Con un poco de planeamiento y creatividad puedes pasar tiempo de calidad con tus hijos y realizar una rutina de ejercicios de 150 minutos por semana (30 minutos cada día), como es recomendado por el Centers for Disease Control and Prevention.

Escríbelo

Separar en tu agenda un tiempo para ejercitarte hará más probable que lleves a cabo tu entrenamiento. Siéntate cada semana y escribe en un calendario cuánto tiempo le dedicarás a tus ejercicios y cuáles harás. Es probable que tus compromisos cambien de forma constante, por lo que es más recomendable decidir de forma semanal cuándo te ejercitarás. El escribir tu rutina de entrenamiento en un calendario le permitirá a tu familia ver cuándo estás disponible. Está bien si no puedes realizar 30 minutos de ejercicios de forma consecutiva; divide tus entrenamiento en tres sesiones de 10 minutos en las que incrementes la intensidad de moderada a alta para que obtengas tu requerimiento de ejercicios diario.

Movilizándote

El gimnasio no es el único lugar en el que puedes ejercitarte. Cuando estés en la práctica de fútbol de tu hijo encuentra un espacio abierto entre las gradas y realiza 20 minutos de "tabata", que consiste en 20 segundos de ejercicio seguido de 10 segundos de descanso. Cuando tu bebé comience a hacer un alboroto, sácalo en la carreola y trota con él por 20 minutos. En el parque, usa una mesa de día de campo para hacer escalones (stepups), fondos de triceps (tricep dips) y lagartijas inclinadas (incline pushups).

Obstáculos creativos y tiempo juntos

Encontrar tiempo de calidad con tus hijos puede resultar difícil. Trata de armar una pista de obstáculos en tu jardín trasero que incorpore ejercicios, y cúrsala con ellos. Ellos creerán que es divertido y tú te entrenarás. Sé un ejemplo para tus hijos y haz que te acompañen en tus entrenamientos. Amarán pasar tiempo contigo, incluso si se trata de ejercicios simples como caminar, montar bicicleta, hacer yoga o nadar.

Preparados, listos, fuera

Estar preparado es la clave para mantener una agenda de ejercicios exitosa. Encontrar un poco de tiempo libre durante el día o la semana hace toda la diferencia en cuestión de lograr tus metas de entrenamiento. Ten una banda de resistencia, un tapete de yoga o un par de pesas en tu carro para que puedas aprovechar cualquier oportunidad para ejercitarte. Si te ejercitas a la intemperie, ten un plan de repuesto en caso de que el clima no te permita salir. Centros comerciales y centros comunitarios y de recreación ofrecen espacio en su interior para que te ejercites de forma gratuita o a un bajo costo.

Más galerías de fotos



Escrito por katie winterhof | Traducido por karly silva