Plan de dieta bajo en calorías y alto en proteínas

Las proteínas magras y los vegetales proporcionan una comida ideal cuando se necesita un plan de dieta baja en calorías y alto en proteínas.

Las proteínas magras y los vegetales proporcionan una comida ideal cuando se necesita un plan de dieta baja en calorías y alto en proteínas.

Las dietas altas en proteínas que al mismo tiempo son bajas en calorías tienen el potencial de servir como planes de alimentación saludables para los adultos. Si se adhiere a los parámetros dietéticos para la ingesta de proteínas y de calorías, se eligen fuentes de proteínas ricas en nutrientes y se toman en cuenta los problemas de salud relacionados con este tipo de plan de alimentación, todo puede desembocar en un estilo de vida saludable para la gente que busca perder peso y mantenerse sana.

Historia

Las proteínas son un nutriente que juega un papel fundamental en el cuerpo. Se utilizan para conformar la estructura de las células y las funciones, como las enzimas, los transportadores y las hormonas. El Institute of Medicine indica que la Referencia para la Ingesta Dietética (o DRI, por sus siglas en inglés) es de unos 0.8 gramos de proteína por kilo del peso corporal por día para los adultos. Por lo tanto, los niveles necesarios de proteína varían para cada individuo, dependiendo de su peso corporal. En años recientes, las dietas altas en proteína han ganado popularidad por su potencial para promover la pérdida de peso. Un estudio publicado en la edición 2004 del Journal of the American College of Nutrition, apoya la ingesta de más de 1.5 gramos de proteína por kilo de peso corporal al día para contribuir a la pérdida de peso. Los hallazgos también indican que la ingesta de proteína de alta calidad en el desayuno podría ser importante para la pérdida de peso en una dieta en general alta en proteínas.

Efectos

La mayoría de las dietas altas en proteínas resultan en una reducción total de la ingesta calórica cuando se eligen fuentes de proteína magra. Esto es debido a que cuando uno cambia de consumir alimentos procesados altos en calorías y en azúcares a fuentes de proteína magra, se consumen menos calorías y se obtienen más nutrientes. Cuando estas fuentes de proteína magra se combinan con frutas y vegetales frescos y con granos enteros, el resultado es una dieta saludable que promueve la pérdida de peso. Un estudio publicado en la edición 2005 del Journal of Clinical Nutrition encontró que una dieta alta en proteínas limitada en energéticos que también era baja en grasa ofrecía los mismos nutrientes y beneficios metabólicos que los que ofrece una dieta alta en carbohidratos.

Características

Una dieta alta en proteínas y baja en calorías también proporciona una manera saludable de comer cuando se hacen elecciones de comida inteligentes. Esto significa que elegir fuentes de proteína magra también proporcionará otras fuentes de nutrientes, como los ácidos grasos que son buenos para el corazón; y la fibra. Algunos ejemplos de estas opciones incluyen al los pescados aceitosos asados, como el salmón, así como también los frijoles y las lentejas. También, algunos granos como la quinoa ofrecen una variedad de aminoácidos esenciales. Además, al elegir proteína de calidad para este tipo de dieta, se debe monitorear el nivel de calorías también. El National Institute of Health recomienda que una ingesta calórica saludable para la pérdida de peso no debe ser menor de 1,200 calorías al día para la mujer o de 1,500 calorías al día para el hombre, a menos que lo recomiende un médico.

Advertencia

Los expertos advierten que mientras las dietas altas en proteína pueden ser seguras para los adultos saludables, podrían ser peligrosas para la gente que padece enfermedades del hígado o del riñón. Los productos de deshecho generados durante el metabolismo de la proteína adicional pueden ser especialmente perjudicial para los individuos que sufren de estos padecimientos. Para la gente saludable, las dietas altas en proteínas son por lo general seguras durante un breve periodo de tiempo. Para un periodo prolongado, sin embargo, podrían limitar la ingesta de otros alimentos nutricionalmente beneficiosos.

Ideas equivocadas

Las dietas altas en proteínas a menudo son asociadas con el rendimiento atlético mejorado, causando que muchos atletas recurran a los suplementos para conseguir proteína adicional. El American College of Sports Medicine, apoya la ingesta de proteína de 1.2 a 1.7 gramos por kilogramo del peso corporal al día necesaria para la fuerza y la resistencia que requieren los atletas, una cifra más alta que la DRI de 0.8 gramos por kilogramo. La organización sin embargo, también afirma que esta cantidad a menudo puede ser conseguida solamente a través de la alimentación, sin necesidad de recurrir a los suplementos de proteína o de aminoácidos.

Más galerías de fotos



Escrito por lori rice | Traducido por reyes valdes