Plan de comidas para una dieta blanda

Si estás experimentando acidez, náuseas, vómito, gases o si tienes una úlcera, es posible que tu doctor te recomiende seguir una dieta blanda. Este tipo de dietas consisten en alimentos suaves y bajos en fibra con una mínima cantidad de especias y condimentos. Necesitarás evitar mucha comida, por ejemplo los alimentos fritos. La dieta está diseñada para ayudarte a satisfacer tus necesidades nutricionales y al mismo tiempo limitar tus síntomas.

Panes y almidones

Los panes y almidones contienen carbohidratos y le proporcionan energía a tu cuerpo. El número de porciones de pan y almidones que necesitas comer cada día depende de tus necesidades calóricas, pero puede variar de seis a ocho porciones al día. Habla con tu doctor acerca de tus necesidades calóricas diarias. Elige panes de harina refinada y almidones para limitar tu consumo de fibra y facilitar la digestión al seguir una dieta blanda. Entre las opciones de pan y almidón para una dieta blanda se encuentran el pan blanco, la pasta, el arroz blanco, las galletas saldas, la crema de trigo y el puré de papa. Intenta tener comidas más pequeñas y frecuentes para mejorar tu tolerancia.

Frutas

Elige principalmente frutas suaves y enlatadas a seguir una dieta blanda. Debes intentar comer de dos a tres porciones de fruta al día. Las frutas contienen las vitaminas C y A, que son antioxidantes importantes que protegen a tus células del proceso de oxidación. Entre las opciones de fruta para una dieta blanda se encuentran el puré de manzana, el cóctel de frutas enlatado, las peras (pears) o los duraznos (peaches), las frutas cocidas sin semillas ni piel, los plátanos (bananas) y los jugos suaves como el de manzana o uva (grape). Evita incluir alimentos ácidos en una dieta blanda, por ejemplo las frutas cítricas.

Verduras

Intenta consumir de dos a tres porciones de verduras a día. Al igual que las frutas, las verduras también contienen nutrientes importantes para la salud, como la vitamina A, la vitamina C, el ácido fólico y el potasio. En una dieta blanda debes comer solamente verduras cocidas (ya sea frescas, enlatadas o congeladas) y evitar las verduras que producen gases como el brócoli, la coliflor (cauliflower) y la col (cabbage). Algunas opciones de verduras saludables para incluir en una dieta blanda son las judías verdes (green beans) suaves cocidas, los calabacines, las zanahorias y la calabaza de invierno (winter squash).

Productos lácteos

Puedes consumir de dos a cuatro porciones de productos lácteos al día en una dieta blanda. Entre las opciones saludables se encuentran el queso cottage bajo en grasa, los quesos suaves como el Colby o Muenster, las natillas, los helados sin nueces, el budín, el yogur bajo en grasa y la leche baja en grasa. Evita cualquier producto lácteo con chocolate al seguir una dieta blanda, ya que este puede empeorar tus síntomas.

Carne y sus sustitutos

La carne y los sustitutos de la carne proporcionan proteína, hierro y zinc a tu cuerpo. Elige cortes magros de carne para reducir tu consumo de grasa. Los alimentos altos en grasa retrasan el vaciado estomacal y pueden empeorar tus síntomas. Necesitarás de 5 a 7 onzas de carne o sus sustitutos al día al seguir una dieta blanda. Entre las opciones saludables se encuentran el tofu suave, la mantequilla de maní cremosa, huevos suaves cocidos y carnes, aves o peces suaves. Evita carnes o sustitutos de carne que tengan condimentos picantes o ácidos, como la salsa picante o la salsa de tomate.

Más galerías de fotos



Escrito por jill corleone, rdn, ld | Traducido por juliana star