Plan de comidas para comer limpio

La mayoría de las dietas vienen con una lista de una milla de largo de alimentos que podemos y no podemos comer. Los defensores de "comer limpio" afirman que no es una dieta, porque nada está prohibido mientras sea comida de verdad. La alimentación limpia se centra en alimentos integrales como frutas, verduras, carne, huevos y granos enteros y excluye ingredientes procesados o refinados. A pesar de que cambiar a comer limpio puede ser engorroso, tus papilas gustativas se adaptarán rápidamente y te encontrarás disfrutando el sabor de los alimentos frescos.

Desayuno


Fruta y yogur.

Por desgracia, los desayunos clásicos como el tocino y las salchichas no son compatibles con una dieta limpia, ya que están muy procesados ​​y envasados ​​con nitratos. Sin embargo, el desayuno no tiene que ser aburrido y monótono, revuelve los huevos con leche y queso. Incluye papas, pimientos y cebollas salteadas con aceite de oliva para hacer una versión saludable de las croquetas de papa. Haz un delicioso banana split cortando un plátano en sentido longitudinal y cubriéndolo con una cucharada de queso cottage o yogur natural, piña, fresas y nueces. Si tienes prisa, echa yogur natural, bayas, frutas y un poco de espinacas y aguacate en la licuadora para hacer un nutritivo licuado.

Almuerzo


Hummus y pan de pita.

El pan integral y las tortillas son ingredientes clave para una rápida comida limpia, pero tendrás que omitir los embutidos y la mayonesa. Rellena pan rico en fibra con calabacín, cebollas, pimientos y champiñones en rodajas finas. Usa puré de aguacate en lugar de aderezos. Para ahorrar tiempo en la preparación de la comida, cocina varias pechugas de pavo o de pollo alimentados con hierba y guárdalas en el refrigerador. Corta la carne finamente para hacer bocadillos. Otras opciones son una tortilla de verduras, pan pita integral con hummus o sopa de verduras hecha desde cero.

Cena


Bistec con vegetales.

Trata de incluir un cereal integral, una proteína magra, vegetales, una grasa saludable y un lácteo bajo en grasas en tu cena. Por ejemplo, puedes cubrir unos espaguetis de calabaza con pavo alimentado a hierba molido salteado en aceite de oliva, salsa marinara casera y queso mozarela. O puedes tomar una pequeña porción de bistec magro alimentado a hierba con vegetales al vapor, una batata y un gran vaso de leche. Come un bol de bayas para terminar la comida dulcemente.

Refrigerios y postres


Palillos de zanahorias y apio.

Puedes disfrutar de golosinas y refrigerios cuando comes limpio. Toma aperitivos como palillos de zanahoria, apio y un puñado de frutos secos cuando desees algo salado. Rocía mitades de melocotón con miel y hornéalas hasta que se ablanden para hacer un postre especial.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn robbins | Traducido por frances criquet