Pirámide de ejercicio para niños

Sin duda has oído que los estadounidenses en general necesitan más ejercicio. Según la American Academy of Pediatrics, la obesidad infantil puede producir problemas de salud, como la presión arterial alta y el colesterol alto, así como la negativa imagen de sí mismo y la baja autoestima. El ejercicio regular es una manera de que los niños pueden prevenir el sobrepeso y la obesidad, cuando se combina con una dieta saludable. Los Centers for Disease Control and Prevention establecen que los niños deben hacer 60 minutos de ejercicio diario. Esto puede parecer abrumador para un niño que actualmente es sedentario. En este caso, consultar la pirámide de ejercicio ayudará a que los niños, así como a los adultos, a pararse del sofá y entrar a un programa de ejercicio regular. Comienza en la parte superior de la pirámide y cumple cada objetivo; avanza a la siguiente sección hasta que el niño esté físicamente activo todos o la mayoría de días.

Reducir la inactividad

Algunas de las actividades en que los niños a menudo participan son de naturaleza sedentaria y no promueven mucho movimiento. Estas pueden incluir los juegos de video, ver televisión o trabajar en una computadora. Cuando estas actividades ocupan varias horas cada día, les quitan el tiempo que de otro modo podrían pasar participando en actividades más activas. Trata de limitar el tiempo frente a la pantalla de tu hijo y anímalo a encontrar algo más que hacer. Otra forma de reducir la inactividad es darle a tu hijo video juegos interactivos para jugar, como aquellos que requieren mover los mandos a distancia para ganar puntos.

Fortalecer y estirar

Otro componente importante de una buena condición física es tener un cuerpo fuerte y flexible. Anime a tu hijo a participar en ejercicios de fortalecimiento y estiramiento dos o tres veces por semana. Algunos ejemplos de ejercicios de estiramiento serían el yoga y el tai chi. También se puedes realizar una rutina de estiramiento con tu hijo donde se estire y relaje cada parte del cuerpo por turnos. Las actividades de fortalecimiento que el puede disfrutar son las flexiones, las abdominales y las dominadas. Haz un concurso para ver si puede alcanzar o superar su mejor puntaje personal cada vez. El ver su propio aumento de fuerza puede ser un gran motivador.

Actividades aeróbicas

Aunque tu hijo debe estar activo todos los días o casi todos los días de la semana, hacer un esfuerzo concentrado para integrar 30 minutos de actividad aeróbica tres a cinco días a la semana, causará un gran impacto en su salud y estado físico. Si él tiene educación física en la escuela y está activo durante el periodo de clase, se puede incluir en este tiempo. Salir a caminar en familia es una buena manera para que todos hagan un poco de ejercicio. Trata de acomodar esto antes o después de la cena para que sea parte de tu rutina diaria. La práctica deportiva, los partidos de fútbol improvisados ​​en el patio trasero o un juego de tochito con los niños del barrio cuentan para este objetivo.

Hazlo parte de tu estilo de vida

Si bien las actividades programadas y los tiempos de ejercicio son una gran manera de aumentar el nivel de condición física de cada uno en la familia, es importante construir simplemente el ejercicio en tu día tanto como sea posible. Estaciónate más lejos de la tienda de comestibles de lo que sueles hacerlo para caminar algunos minutos. Usa las escaleras en vez del ascensor siempre que sea posible, y programa tus mandados para que puedas caminar de tienda en tienda en lugar de manejar. Recuerda que todos estos pequeños minutos suman, y constrúyelos en el día de tu hijo donde se pueda.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle kulas | Traducido por francisco roca