Pinzamiento de un nervio en las nalgas debido al ciclismo

El ciclismo es una actividad que puede comprimir e irritar el nervio ciático cunado pasa por debajo del músculo piriforme. Cuando esto ocurre, se lo llama síndrome piriforme. Los tratamientos conservadores pueden incluir cambio o ajuste del asiento de la bicicleta, reducir las millas de recorrido y estirar el piriforme. En los casos más graves o crónicos pueden ser necesarias inyecciones y cirugía.

Anatomía

El músculo piriforme se ubica en las nalgas por debajo del músculo glúteo mayor. Se origina en la última vertebra, pasa a través de la muesca ciática y luego se adhiere al trocánter mayor del fémur. El nervio ciático también pasa a través de la muesca ciática, pero su localización en relación al músculo piriforme puede variar. Un artículo del año 2005 publicado en “Operative Techniques in Sports Medicine” informaba que aproximadamente el 85% de las veces el nervio ciático pasa por debajo del músculo piriforme cuando atraviesa la muesca ciática, habiendo un pequeño porcentaje con otras variantes. También por allí pasan nervios y vasos sanguíneos adicionales.

Causas y factores de riesgo


El asiento de al bicicleta podría ser la causa principal del sídrome piriforme.

El estar sentado durante un tiempo prologado sobre una superficie dura como el asiento de una bicicleta podría comprimir e irritar el músculo piriforme y el nervio ciático. También esto podría causar espasmos en dicho músculo y comprimir aún más el nervio. Los ciclistas que tienen un nervio ciático que se divide o que pasa por dentro del músculo piriforme podrían presentar un mayor riesgo de padecer síndrome piriforme, según un artículo del año 2005 publicado en “Operative Techniques in Sports Medicine”. Las mujeres también presentan un riesgo mayor en comparación a los hombres.

Síntomas y diagnóstico

Los síntomas incluyen dolor en las nalgas que irradia hacia abajo por detrás de la pierna cuando se está sentado por un largo tiempo, dolor al mover el intestino, dolor pelviano y adormecimiento y hormigueo de las extremidades inferiores. Como los síntomas del síndrome piriforme pueden parecerse a los de otras patologías, visita a tu médico para que te realice un examen físico y pruebas diagnósticas.

Tratamiento conservador

Un tratamiento con reposo, hielo y acetaminofén puede ayudar a disminuir el dolor asociado con el síndrome piriforme. Si esto no te brinda un alivio significativo, las inyecciones para reducir la inflamación o los relajantes musculares podrían reducir los espasmos musculares y brindarte alivio. Luego de haber manejado el dolor, lentamente vuelve a tus actividades físicas, incluyendo el ciclismo, y realiza ejercicios de resistencia y estiramientos para el piriforme y otros músculos de la cadera para prevenir reagudizaciones. Recupérate completamente entre los días que practicas ciclismo o reduce las millas de recorrido totales para evitar mayor compresión sobre el nervio. También podrías cambiar o ajustar el asiento de tu bicicleta para reducir la presión sobre el músculo piriforme y el nervio ciático.

Cirugía

Si el tratamiento conservador no logra reducir el dolor y los síntomas, será necesaria una cirugía. La cirugía libera el músculo piriforme y reduce la compresión sobre el nervio ciático. Si bien los resultados de la cirugía pueden variar, normalmente brinda un alivio significativo de los síntomas a largo plazo.

Más galerías de fotos



Escrito por hannah mich | Traducido por paula santa cruz