¿La piña es buena o mala para el principio del embarazo?

Comer durante el embarazo requiere de una planificación cuidadosa para asegurarte de que estás obteniendo todos los nutrientes que necesitas para llevar tu embarazo a término, así como todas las vitaminas y minerales que tu bebé necesita en su crecimiento. Un embrión atraviesa un rápido crecimiento durante los primeros días y semanas después de la concepción y necesita nutrientes específicos para desarrollarse normalmente. Tal vez has escuchado que comer piña puede causar un aborto involuntario. Sin embargo, en cantidades razonables, es muy poco probable que esta fruta cause problemas. También es muy nutritiva y proporciona algunos nutrientes claves esenciales durante el inicio del embarazo.

Piña y aborto involuntario

Hay un mito que circula entre las mujeres embarazadas que sugiere que comer piña provocará un aborto involuntario, señala el autor Rana Conway en "What to Eat When You're Pregnant". Esta mentira se basa en la presencia de un compuesto en la piña llamada bromelina. La lógica detrás del mito es que la bromelina degrada las proteínas y como tu bebé recién concebido se compone de proteínas, consumir bromelina puede causar sangrado y aborto involuntario, explica Conway. Mientras que las cápsulas o tabletas de bromelina podrían aumentar el riesgo de aborto involuntario, comer una cantidad razonable de piña fresca es muy poco probable que lo haga.

Piña durante el inicio del embarazo

La inclusión de una porción o dos de piña fresca cada semana durante los primeros días de tu embarazo es generalmente segura. Una porción es de alrededor de 1 taza de fruta fresca. Por supuesto, siempre debes hablar con tu médico antes de agregar cualquier cosa a tu dieta en el embarazo, pero de acuerdo a Conway, tendrías que comer entre siete y 10 piñas enteras a la vez para consumir suficiente bromelina para crear un problema. Si todavía estás preocupada por comer piña, opta por la piña en conserva o en jugo, porque el proceso de enlatado y embotellado elimina la mayor parte, o la totalidad, de la bromelina en la fruta.

Nutrientes necesarios

Cuando incluyes la piña fresca en tu dieta al principio del embarazo, estás proporcionando a tu bebé por nacer varios nutrientes que necesita para crecer y desarrollarse normalmente. Una taza de piña fresca suministra aproximadamente 79 miligramos de vitamina C, un nutriente que estimula la producción de colágeno, que ayuda en el crecimiento de su piel, huesos, cartílagos y tendones, según el sitio web BabyCenter. Esa sola taza de piña suministra casi todos los 80 a 85 miligramos de vitamina C que necesitas cada día durante el embarazo. También obtienes pequeñas cantidades de hierro, un nutriente necesario para la producción de la sangre, así como ácido fólico, que puede ayudar a prevenir ciertos defectos de nacimiento, cuando comes piña fresca.

Agregar piña a tu dieta de embarazo

Una taza de piña fresca por sí sola es una manera simple y nutritiva para añadir fruta a tu dieta en el embarazo. También puedes añadir piña a una ensalada o usarla en un batido de frutas. Cocina chuletas de cerdo a la parrilla con piña en cubos para agregar un sabor audaz y nutrientes esenciales a la carne. Usa rodajas de piña en una capa de sándwich de pollo a la parrilla o sobre una ensalada de pollo y espinacas para incluir esta fruta en una dieta saludable para el principio del embarazo.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por natalia pérez