Pimientos rojos asados para la salud

Además de su color brillante, sabor dulce y textura aterciopelada, los pimientos rojos asados ​​son una adición de bajas calorías para un plato repleto de beneficios nutricionales. Fáciles de añadir a cualquier número de platos, incluyendo pastas, sopas y ensaladas, los pimientos rojos asados ​​se pueden hacer en casa o se pueden comprar hechos en la tienda de comestibles. Ellos tienen un gran sabor y nutrición, por lo que es un deber tenerlos en tu refrigerador.

Contenido nutricional

Una media taza de pimientos rojos asados enlatadas ​​contiene sólo 25 calorías por porción. La misma porción de tamaño no contiene grasa o colesterol y tiene 1 gramo de fibra dietética y 1 gramo de proteína por porción. Mientras que una porción de media taza contiene 140 miligramos de sodio, también contiene un 35 por ciento de su ingesta diaria recomendada de vitamina A, 80 por ciento de su ingesta diaria recomendada de vitamina C y el 15 por ciento de la ingesta diaria recomendada de calcio. Si decides hacer tus pimientos asados ​​en casa, puedes reducir significativamente la cantidad de sodio, sin añadir sal.

Beneficios antioxidantes

Debido a su alta concentración de vitaminas A y C, los pimientos rojos asados ​​son una rica fuente de antioxidantes. Los antioxidantes ayudan a prevenir el daño de los radicales libres (compuestos nocivos creados por procesos naturales del cuerpo y el medio ambiente) a las células. Tal como se muestran con su color rojo brillante, los pimientos rojos son ricos en el pigmento beta-caroteno, que se convierte en el cuerpo en retinol, una forma de vitamina A, durante el proceso digestivo. La vitamina A es necesaria para la salud ocular y mantener la piel sana, y las membranas y tejidos blandos. La vitamina C proporciona soporte para el sistema inmunitario y las vitaminas A y C ayudan al cuerpo a repararse a sí mismo, después de haber sido herido.

Incorpora pimientos rojos asados

Ya que son un alimento de bajo colesterol y mucho sabor bajo en grasa, incluir los pimientos rojos asados ​​en tu dieta regular puede ayudarte a comer más sano. Con todo ese sabor bajo en calorías extra, hay menos necesidad de agregar grasa o sal para hacer un plato sabroso. Considera agregar pimientos rojos asados ​​a un sándwich o a una ensalada en lugar de usar mayonesa o un alto contenido de aderezo cremoso. Como un componente tradicional de la cocina mediterránea, es posible que también quieras adoptar una dieta mediterránea, que hace hincapié en comer más frutas, verduras, legumbres, pescados y mariscos, así como hacer uso del aceite de oliva en lugar de mantequilla.

Métodos de cocción saludables

Si vas a comprar pimientos rojos asados pre-hechos​​, busca una variedad que tenga un mínimo de aditivos. En algunos casos, se añade sodio para conservar el color y el sabor en los alimentos enlatados. Si tienes dudas, haz tus propios pimientos rojos asados ​​saludables mediante la colocando un pimiento rojo sin semillas una bandeja de horno debajo de una parrilla. Puedes cepillar suavemente los pimientos con aceite de oliva y retirarlos una vez que las pieles se han ennegrecido. Coloca los pimientos en un recipiente de plástico hasta que estén lo suficientemente fríos y la piel se deslizará de inmediato. Los pimientos rojos asados ​​pueden ser consumidos inmediatamente o guardarse en la nevera o en el congelador para su uso futuro.

Más galerías de fotos



Escrito por bethany lalonde | Traducido por juan ignacio ceviño