¿Las píldoras de cafeína son malas para ti?

La cafeína es adictiva, y no es algo a lo que la mayoría de la gente "sólo dice que no". De acuerdo al Food and Drug Administration, el 90% de las personas en el mundo, y el 80% de los estadounidenses adultos, utilizan la cafeína todos los días en alguna de sus formas. Si en lugar de tomar una taza de café te tomas una píldora de cafeína, debes tomar en cuenta todas las maneras en las que te puede afectar.

Acerca de la cafeína

El FDA clasifica a la cafeína tanto como una droga como una aditivo alimenticio, y te puede sorprender todos los lugares en los que la puedes encontrar. Se encuentra en más del 60% de las plantas, los granos de café, por supuesto, hojas de té, nueces de cola que se utilizan para hacer bebidas y el cacao que se utiliza para hacer chocolate. La cafeína natural o sintética puede ser agregada en una variedad de alimentos, bebidas y medicinas, incluyendo píldoras de cafeína que se utilizan como estimulantes.

Un estimulante potente

La cafeína es un estimulante del sistema nervioso central, con efectos en tu cerebro y el resto del sistema nervioso, explica la FDA. En cuanto llega a tu torrente sanguíneo, hace efecto a lo mucho en una hora y dura por lo menos entre cuatro y seis horas, de acuerdo a la FDA. Un estudio de la Duke University hecho en 2002 encontró que cuando las personas toman cafeína en el desayuno y el almuerzo, sus efectos se quedan en el cuerpo hasta la tarde o incluso la noche. El efecto principal de la cafeína es hacerte sentir más despierto y alerta, pero puede tener efectos negativos también, advierte la FDA.

Problemas posibles

Los "temblores de café" pueden surgir con cualquier fuente de cafeína, ese sentimiento de temblor es uno de los problemas potenciales, de acuerdo a la FDA. También puede interferir con el sueño, hacer que tu ritmo cardíaco sea rápido o errático, aumentar tu presión sanguínea, ocasionar dolor de cabeza, y hacer que te sientas nervioso o mareado. Como con otras drogas, puedes aumentar tu tolerancia, y tener un problema para dejar la cafeína. Los síntomas de abstinencia pueden incluir dolores de cabeza severos, irritabilidad y depresión a corto plazo, advierte la FDA.

Cafeína y estrés

Algunas personas toman píldoras de cafeína cuando se encuentran en una situación estresante, como tratar de mantenerse despierto en el trabajo o estudiar para un examen importante. Pero el estudio de la Duke University encontró que las personas que tomaron café sintieron una mayor cantidad de estrés ya que su presión sanguínea subió y su percepción aumentó. los National Institutes of Health advierten que la gente que tiene problemas con ataques de pánico no debe consumir cafeína, ya que puede empeorar sus sentimientos de ansiedad.

¿Qué tanto es demasiado?

La sensibilidad de las personas a la cafeína varía: una taza puede hacer que te sientas tembloroso, mientras que alguno de tus amigos pueden tomar tres tazas e irse a dormir. Así que debes ser consciente de tu reacción a la cafeína antes de tomar píldoras, sugiere la FDA. La agencia reporta un caso de un estudiante de 19 años que falleció después de una sobredosis con píldoras de cafeína. Investigaciones indican que consumir entre 100 y 200 mg de cafeína al día no daña a la mayoría de las personas, de acuerdo a la FDA. Una taza de café usualmente tiene entre 100 y 200 mg, una taza de té entre 40 y 120 mg, una soda con cafeína entre 35 y 40 mg, una pastilla de cafeína hasta 200 mg, de acuerdo a la información proveniente de la Mayo Clinic.

¿Quién debe evitar la cafeína?

Ten cuidado con las píldoras de cafeína si tienes la presión alta: Mayo Clinic advierte que por lo menos en corto plazo, la cafeína puede aumentar tu presión sanguínea. Consumir grandes cantidades de cafeína puede ser dañino durante el embarazo, de acuerdo a la FDA, y debes discutir los lineamientos generales con tu médico. Evita la cafeína si tienes problemas cardíacos, ya que hace que tu corazón trabaje más, aconseja la FDA. Si estas tratando de dejar la cafeína, redúcela gradualmente para evitar los síntomas de abstinencia.

Más galerías de fotos



Escrito por linda h. lamb | Traducido por mariana groning