Pilates Reformer y Embarazo

La incorporación de la actividad física, como Pilates en Reformer, durante el embarazo es ideal, ya que la ganancias de fuerza te ayudará durante el parto y facilitará la recuperación una vez que el niño nace. Debido a que tu cuerpo está experimentando cambios constantes, tendrás que limitar tu sesión de ejercicios y sólo trabajar a una intensidad cómoda para evitar lesiones y complicaciones.

Poniendo atención al trimestre

Durante el primer trimestre del embarazo, puedes continuar con tu entrenamiento de Pilates Reformer, como de costumbre. Sin embargo, durante el segundo y tercer trimestre, debido a los cambios hormonales y el aumento de peso, debes evitar ejercicios en el Reformer que impliquen el acostarse boca abajo o estar recostada sobre tu espalda. En su lugar, trabaja la fuerza en el Reformer de pie, de rodillas y ejercicios sentada para limitar las principales preocupaciones de seguridad.

Beneficios de PIlates Reformer durante el embarazo

La incorporación de Pilates ayuda a fortalecer los músculos base de una mujer, que a su vez pueden ayudar a prevenir el dolor de espalda y mejorar la movilidad. Kim Kraushar de la Asociación de Salud y Acondicionamiento IDEA señala que las mujeres embarazadas que trabajan en un Reformer pueden aumentar su fuerza mientras mantienen el cuerpo bien alineado. Los cambios diarios que tu cuerpo experimenta pueden afectar tu centro de gravedad y el equilibrio debido a los aumentos de peso en el estómago y el pecho; un Reformer te permite realizar ejercicios mientras mantienes la alineación postural. Además, los cambios hormonales durante el embarazo hacen que los ligamentos se vuelvan flácidos, lo que puede causar inestabilidad y aumentar el riesgo de lesiones musculares y esguinces de ligamentos. Tus brazos o piernas están en tierra cuando estás en un Reformer, sin embargo, esto limitar el rango de movimiento.

Evitación de ejercicios frontales

Durante el embarazo, el recto abdominal, que es el principal músculo abdominal que corre por el frente de tu torso, se extiende al centro ligeramente. Mientras que esto es un comportamiento normal, la maestra en Terapia Física Debbie Goodman recomienda evitar los ejercicios de Pilates que obligan a los abdominales a contraerse con fuerza, ya que pueden causar que los músculos abdominales se distancien. Esto incluye ejercicios que te desafían a levantar la cabeza y los hombros o piernas del Reformer, como el centenar, el estiramiento sencillo de pierna, de las dos piernas y subirlas.

Limita los ejercicios recostada de espalda

Muchos de los ejercicios en el Reformer implican recostarte sobre tu espalda y pueden causar plantear problemas durante el segundo y tercer semestre cuando has ganado peso importante en el abdomen. El peso de tu estómago puede causar que tus venas y arterias se compriman, lo que a su vez puede limitar el flujo de sangre a tu bebé. No todas las madres embarazadas tienen un problema, sin embargo, puedes sentir si hay un problema si sientes mareos. Si te mareas, siéntate para aliviar los síntomas. Los profesionales de la salud recomiendan evitar los ejercicios en los que tienes que recostarte más allá del segundo trimestre, lo que incluye ejercicios de Reformer como el cisne, pecho, tirar las correas, la presión de hombros y la natación.

Más galerías de fotos



Escrito por kim nunley | Traducido por esteban arenas