Pilates y embarazo durante el primer trimestre

El pilates es una forma de ejercicio que ayuda a restaurar la alineación de postura correcta, liberar tensiones y desarrollar flexibilidad y fuerza. Los ejercicios de pilates comprenden movimientos controlados y posiciones que te ayudan a desarrollar músculos fuertes en el núcleo y el suelo pélvico, el abdomen y la parte baja de la espalda, mientras que las técnicas de respiración rítmicas y profundas mejoran la concentración y promueven un sentido de bienestar. El pilates ofrece beneficios de la salud que son especialmente importantes durante el embarazo, el parto y el período post-natal. El American Council on Exercise recomienda buscar consejo de tu médico antes de comenzar cualquier tipo de ejercicio durante el embarazo.

Comenzar pilates

Antes de comenzar con ejercicios de pilates durante tu primer trimestre, es importante evaluar la fuerza de los músculos del suelo pélvico. Si puedes contraer los músculos del suelo pélvico y sostenerlos por al menos 10 segundos durante 10 repeticiones, es apropiado que asistas a una clase de pilates dictada por un instructor calificado. Informa a tu instructor respecto de tu embarazo y sobre cualquier problema de salud relevante. Sin embargo, si los músculos de tu suelo pélvico son débiles, debes tener cuidado, ya que corres riesgo de estresar por demás las articulaciones y ligamentos, los cuales ya están más débiles por la liberación de una hormona llamada relaxina durante el embarazo.

Continuar pilates

Si has tomado parte regularmente en ejercicios de pilates antes de quedar embarazada y deseas continuar durante el primer trimestre, infórmale a tu instructor tan pronto como sepas que estás embarazada. Un instructor competente puede ayudarte a hallar ejercicios alternativos si sufres molestias durante los ejercicios habituales. Por ejemplo, la fatiga, e incluso estar exhausta, es común durante los primeros tres meses de embarazo, como así también las náuseas y vómitos. Debes permanecer alerta de las señales que tu cuerpo te da para descansar, beber agua, y no debes intentar aumentar tus niveles de resistencia a límites extremos durante el embarazo.

Ejercicios que debes evitar

A menos que estés en un nivel de pilates avanzado, debes evitar ciertos ejercicios de pilates durante el primer trimestre. El mareo o la sensación de desmayo son síntomas normales del embarazo que son más comunes durante el primer trimestre debido a una menor presión arterial y los cambios en los niveles hormonales. Debes evitar los siguientes ejercicios de Pilates, ya que pueden exacerbar los síntomas de mareos y náuseas: inversioens, como la vela (short spien), el arado (jacknife), la torre (tower) y el roll hacia atrás (roll over), balances extremos, ejercicios de flexión espinal en los que te doblas hacia adelante sobre tus piernas y ejercicios abdominales extremos, como la serie para abdomen (stomach series). También debes evitar estirar tus articulaciones a su capacidad máxima para evitar lesionar articulaciones y ligamentos.

Precauciones

El American Congress of Obstetricians and Gynecologists explica que el ejercicio durante el embarazo es "más práctico durante las primeras 24 semanas", pero recomienda precauciones especiales para las mujeres durante todo momento en el embarazo. Usar ropa cómoda te ayuda a permanecer fresca, y también debes usar un sostén deportivo que te brinde soporte. Consume la cantidad de calorías recomendadas para tu embarazo y bebe líquido suficiente para mantenerte bien hidratada durante tus sesiones de ejercicio. Cada sesión debe comenzar con un período de calentamiento que dure entre cinco y 10 minutos para evitar lesiones. El ACOG te aconseja detenerte y buscar atención médica de inmediato si notas síntomas de alerta como sangrado vaginal, mareos o dolor en el pecho.

Más galerías de fotos



Escrito por julie vickers | Traducido por mike tazenda