Pilates para el dolor de cadera

Todas las personas, desde los atletas hasta quienes sufren de artritis, pueden experimentar dolor en la cadera cuando sus músculos sufren una contractura o están desequilibrados. Ya sea que el dolor sea causado por la inactividad, el uso excesivo o la inflamación debida a una enfermedad crónica, los estiramientos de Pilates puede ayudar a devolverle el equilibrio a tu musculatura y aliviar el dolor. Consulta al médico para evaluar las causas antes de comenzar con un nuevo programa de ejercicios. Una vez que tengas la aprobación del médico, realiza los cuatro estiramientos de Pilates con tu pierna derecha antes de cambiar a la pierna izquierda.

Círculos con las piernas como sostén

Este movimiento distribuye el líquido sinovial por toda la articulación de tu cadera, lo que puede aliviar el dolor de la artritis. Recuéstate sobre tu espalda con las rodillas flexionadas y los pies apoyados. Engancha una cinta en tu pie derecho y extiende la pierna hacia el techo. Tira suavemente del extremo de la cinta para llevar el peso de la pierna al acetábulo de la cadera. Usa la cinta para dibujar un círculo con tu pierna, rotando la parte superior del fémur en el acetábulo. Haz cinco a ocho círculos en una dirección y luego en la dirección opuesta.

Estiramiento del la banda isquiotibial

Tensionar la banda isquiotibial, que corre desde el lado externo de la rodilla hacia el costado de la cadera, puede producir una sensación dolorosa en cualquier punto de la misma. Recuéstate sobre tu espalda con una cinta enganchada en el pie derecho. Extiende la pierna hacia el techo. Usa la cinta para cruzar la pierna de 6 a 8 pulgadas a través de la línea media de tu cuerpo, creando un estiramiento a lo largo de la parte externa de la pierna. Respira en esta posición durante uno a tres minutos. Si dejas de sentir una sensación de estiramiento, cruza tu pierna aún más sobre la línea media, pero no levantes la cadera del tapete.

Estiramiento inguinal

Una contractura inguinal puede desequilibrar tu paso al caminar, produciendo dolor en la cadera. Recuéstate sobre tu espalda con una cinta enganchada en tu pie derecho. Estira el brazo izquierdo hacia afuera y flexiona la rodilla izquierda, presionando tu pie sobre el piso. Baja la pierna con la cinta hacia la derecha. Sostén el peso de la pierna con la cinta y no permitas que tus caderas se balanceen. Respira en esta posición durante uno a tres minutos. Si esta posición te resulta incómoda, coloca un almohadón grande cerca para que soporte el peso de tu pierna.

Figura cuatro

Si tienes dificultades para cruzar tus piernas, es posible que tengas una contractura del músculo piriforme, que puede producir dolor profundo en la cadera en el trasero. Recuéstate con las piernas extendidas hacia arriba contra una pared. Coloca tu talón izquierdo por encima de tu rodilla derecha y baja la rodilla hacia el costado hasta formar una figura de cuatro con tu cadera derecha. Permite que el fémur rote hacia afuera. Respira en esta posición durante uno a tres minutos.

Más galerías de fotos



Escrito por christine binnendyk | Traducido por paula santa cruz