Pilates para curar una distensión en el aductor

El músculo aductor se extiende por la parte interna del muslo, y ayuda a proporcionar estabilidad y apoyo cuando estás físicamente activo. Una distensión en el aductor se produce cuando este músculo se desgarra parcialmente. Una vez que el dolor emite, ciertos ejercicios de Pilates pueden ser una forma efectiva de rehabilitar el aductor y ayudar a prevenir futuras lesiones.

Distensión del aductor

Una distensión en el aductor es un desgarro parcial del músculo en la parte interna del muslo hacia la zona de la ingle. El desgarro puede ocurrir entre el músculo y el tendón o donde el tendón se sujeta al hueso púbico. Los desgarros de los aductores son comunes entre los atletas que realizan movimientos de lado a lado o cambian de dirección muy rápidamente, en deportes como el tenis. Es más probable que sufras de una distensión en el aductor si recién comenzaste un nuevo deporte, si el músculo estaba débil al comenzar o si lo usas en exceso. Un dolor agudo cuando el músculo se desgarra es seguido de endurecimiento, inflamación o ardor. La forma más efectiva de estimular la curación adecuada es mantener el mayor movimiento posible, y los ejercicios de Pilates son una forma de cumplir este objetivo.

Pilates

El Pilates puede mejorar el tono y la fuerza muscular, lo que ayuda a reducir tu riesgo de lesiones. Ciertos ejercicios de Pilates pueden ayudar a rehabilitar tu músculo aductor ayudándote a mantener tu rango de movimiento. Los ejercicios también pueden aumentar la fuerza del aductor, para que una lesión similar sea menos probable en el futuro. Los ejercicios de Pilates que están dirigidos a los músculos de la cadera también pueden ayudarte a curarte y prevenir futuras lesiones.

Ejercicios sugeridos

Usa una banda de Pilates o de resistencia para ayudar a fortalecer los músculos de la parte interna del muslo. Párate con los pies separados por el ancho de los hombros. Pon el centro de la banda alrededor de tu tobillo de la pierna lesionada, y sostén los extremos en tu mano. Lentamente eleva la pierna hacia el lateral. Vuelve a la posición inicial y repite. Los círculos con la pierna también ayudan a fortalecer los músculos del aductor. Acuéstate en el piso con tus pies apoyados y tus rodillas dobladas. Eleva la pierna lesionada pon tu pie en punta y mueve la pierna. Haz seis pequeños círculos en una dirección, cambia y haz otros seis más.

Consideraciones

No comiences ningún ejercicio de Pilates son consultar primero a tu médico. Tampoco trates de hacer ejercicios hasta que el dolor haya remitido. El descanso es la mejor forma de comenzar el proceso de curación, y el dolor es una señal de que tu cuerpo no está listo para la actividad física. Si el dolor no mejora, o empeora, consulta de inmediato al médico. Comienza lentamente cuando agregues Pilates a tu plan de recuperación. Haz los ejercicios de Pilates por períodos cortos, y gradualmente aumenta la cantidad de tiempo que pasas haciendo ejercicios.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por maria eugenia gonzalez