¿Los Pilates pueden ayudar a la bursitis de cadera?

La bursitis puede afectar prácticamente a cualquier articulación en tu cuerpo, ocasionando dolor inmediato y molestias constantes. Cuando la bursitis afecta la cadera, incluso las actividades más simples pueden ser difíciles de realizar. Aunque practicar Pilates puede ayudar a la prevención de la bursitis de cadera, debes evitar muchos de los ejercicios tradicionales durante episodios dolorosos de inflamación.

Identificación

La bursa es un saco pequeño lleno de fluido que actúa como cojín entre los huesos y músculos. Dentro de la articulación de la cadera, una bursa relativamente grande se localiza en la prominencia huesuda de la cadera. Ocasionalmente, este saco lleno de fluidos se irrita como resultado del exceso de uso, lesión, espolón del hueso, infección o enfermedad. Una bursa inflamada en la articulación de la cadera se conoce comúnmente como bursitis de cadera. Los síntomas incluyen dolor en la cadera, que comúnmente se irradia hacia el muslo exterior. Al principio, el dolor es agudo e intenso. Sin embargo, el dolor eventualmente baja de intensidad y se convierte en molestia. Con esta condición el dolor aumenta con el uso prolongado o al acostarse sobre la cadera afectada.

Tratamiento

Típicamente, la bursitis de cadera se alivia por sí misma con algunos días de descanso. Si es posible, evita actividades que empeoren la condición. Considera usar muletas o un bastón al caminar para evitar el estrés en la cadera. Trata de sentarte sobre un cojín o una pieza gruesa de hule espuma para disminuir el dolor mientras descansas. También puedes aplicar hielo de 15 a 20 minutos cada seis horas.

Bursitis y ejercicio

Durante un episodio de bursitis, es mejor evitar hacer ejercicios que pueden irritar más la bursa. En cuanto a pilates, evita ejercicios que requieren que la cadera se doble, gire o que soporte una gran cantidad de peso. Los ejercicios a evitar incluyen bicicleta, bumerang, patadas (leg kicks), círculos con piernas (leg circles), plancha (plank), sierra (saw) y teaser. Al realizar otros ejercicios de pilates, puede ser que necesites modificar cada uno para evitar colocar estrés en la bursa. Las modificaciones pueden incluir sentarse con las piernas cruzadas y mantener la cadera afectada rotada hacia el interior. Por ejemplo, en vez de mantener tus pies rectos durante el ejercicio de puente, rota tus piernas un poco hacia adentro y apunta los dedos de los pies unos hacia los otros.

Pilates para prevención

Aunque los ejercicios de pierna de Pilates no ayudan al tratamiento de la bursitis de cadera, una rutina de ejercicio puede ayudar a prevenir que ocurra en el futuro. Si se practican de forma regular, pueden fortalecer y estirar los músculos a los lados de la cadera y pierna superior. Además, el ejercicio ayuda a estabilizar los músculos pélvicos y del torso. Cuando tus músculos se fortalecen y estabilizan, la articulación se protege y es menos probable que la bursa se irrite. Los ejercicios de Pilates para prevenir esta condición incluyen, círculos con pierna, patadas de lado, círculos de cadera y estiramientos de pierna.

Más galerías de fotos



Escrito por krista sheehan | Traducido por mariana groning