Pilates para aliviar el dolor de los discos

Según la American Academy of Family Physicians, el 90 por ciento de los adultos en Estados Unidos va a experimentar el dolor de espalda en algún momento de sus vidas. De estos, el 2 por ciento va a sufrir de una hernia de disco, una condición que puede ser a la vez insoportable y debilitante. La filosofía de mente-cuerpo del pilates se centra en los ejercicios que trabajan los músculos posturales profundos, que pueden ayudar a fortalecer la espalda y reducir significativamente el dolor, incluso en casos de hernia.

Identificación

Si tienes una hernia de disco, una de las almohadillas de goma en medio de tu columna vertebral se ha roto, permitiendo que se empujen e irriten los nervios cercanos. Pilates es uno de los muchos ejercicios a los que las personas han recurrido para el alivio de dolor de la hernia de disco. Se llama así por su creador, Joseph Pilates, y se centra en el desarrollo de la "máquina de potencia" o núcleo, incluyendo los músculos abdominales, los glúteos y los paravertebrales. La técnica básica utiliza un rango controlado de movimiento mientras se presta atención a la respiración y la concentración, con ejercicios realizados sobre una colchoneta o equipos especializados como pelotas y sillas.

Créditos

Bet Glosten, un médico y certificado instructor de pilates en Redmond, Washington, cree que los ejercicios de pilates pueden ayudar a mejorar la fuerza, la flexibilidad general y la de los músculos de las caderas y la cintura escapular. Los ejercicios de pilates pueden mejorar también las asimetrías de la postura, lo que reduce el desgaste de la columna vertebral y el dolor que causa. También puedes aprender a cambiar los hábitos de movimiento o el exceso de tensión que puede desgastar la columna vertebral. Esto te ayudará a preservar una alineación neutral y evitará el dolor futuro.

Tiempo

Si tienes problemas de espalda y dolor significativos, es posible que tengas sesiones personalizadas con un instructor de pilates dos veces por semana hasta que aprendas la forma correcta, de acuerdo con lo que señala el Dr. Glosten. Una vez que te sientas cómodo con las técnicas, podrás ir a sesiones semanales con prácticas en el medio. No verás resultados completos de inmediato, ya que te puede tomar tiempo aprender a usar los músculos correctamente para apoyar la espalda.

Consideraciones

Antes de iniciar un programa de pilates, consulta a tu médico. Cuando él te dé el visto bueno, debes asegurarte de que tu instructor de pilates es conocedor de los problemas de espalda y del dolor de disco. Algunos de los movimientos de pilates son un reto y puede que tengas que evitarlos si tienes dolor de espalda fuerte o una enfermedad degenerativa del disco. El Dr. Glosten dice que, por regla general, se debe evitar cualquier ejercicio que empuja a la columna vertebral en extrema flexión o extensión, o cualquiera donde se combine la flexión lateral de la columna vertebral.

Miradas expertas

Investigadores italianos publicaron un estudio en la edición de septiembre 2006 de la "Europa medicophysica" comparando una forma de pilates a la tradicional terapia de intervención Back School, un programa estructurado de educación acerca de los problemas de espalda. Llegaron a la conclusión de que el grupo de de pilates tenía un mejor cumplimiento debido a las respuestas subjetivas tales como la mejora de los síntomas y la satisfacción con el tratamiento. Otro estudio realizado en 2006 en Canadá, publicado en el "Journal of Orthopaedic & Sports Physical Therapy", encontró que un protocolo de ejercicio terapéutico basado en pilates utilizado por los pacientes con dolor lumbar crónico produjo niveles significativamente más bajos de discapacidad y dolor en comparación con el grupo de control.

Más galerías de fotos



Escrito por bonnie singleton | Traducido por mariela rebelo