Pies olorosos en niños

Las rimas infantiles a veces usan la frase "mal olor de pies", porque la infancia es un momento en que los pequeños piecitos transpiran más en comparación con los pies y dedos de los adultos. La humedad favorece las bacterias, y eso significa olor, de acuerdo con la página web del Children's Hospital Colorado. Evitar el olor, o al menos mantenerlo bajo control, requiere un ritual diario que tú y tu hijo pueden seguir fácilmente para matar las bacterias y mantener los pies con olor fresco.

Causas del olor

La bacteria Micrococcus sedentarius come la grasa de la piel y las células muertas. Entre más aceite y piel, más grande de la colonia de bacterias. Las bacterias producen desechos ácidos orgánicos y compuestos de azufre volátil con olor a huevos podridos. La página web de Children's Hospital Colorado señala que entre el 10 y el 15 por ciento de las personas produce suficientes bacterias para crear el olor de los pies. La Society of Chiropodists and Podiatrists identifica a los pies sudorosos y malolientes como un problema común de la infancia. Mantén una actitud positiva sobre el problema en el pie y se centran en las formas de evitar el olor. Los niños a veces superan la excesiva transpiración del pie, pero si no lo hacen, el aprendizaje de las mejores maneras de reducir el olor y mantener los pies sanos ayuda a lidiar con los problemas de olor del pie como un adulto.

Elección del calzado

Los zapatos hechos de material transpirable proporcionan la circulación de aire para desalentar el crecimiento de bacterias. La American Orthopaedic Foot and Ankle Society recomienda los zapatos hechos a partir de fibras naturales, como la lona, cuero o materiales de malla modernos en la parte superior del calzado. Los materiales sintéticos de plástico y otros mantienen la humedad atrapada en el zapato y contribuyen al mal olor de los pies. Las fibras naturales, como el algodón y ramio, toma buenas decisiones con los calcetines. Si compras varios pares de zapatos para tu hijo, y no permitas que él use el mismo par todos los días. Alternar los pares les da a los zapatos la oportunidad de airearse y de que se seque la humedad del interior. Cambia tus calcetines todos los días y debes ponerte un nuevo par después de hacer deporte o de una práctica deportiva para reducir el olor.

Limpieza frecuente

Mantener los pies limpios ayuda a reducir la cantidad de bacterias. Los expertos en desarrollo infantil en el sitio web de Kids Health recomiendan lavar los pies de tu hijo en una bañera en lugar de una ducha. Un jabón antibacteriano también ayuda a matar los gérmenes que causan el olor. Tómate el tiempo para secar cuidadosamente entre los dedos para evitar el crecimiento de bacterias en un área donde no puede circular el aire. Habla con el pediatra de tu hijo sobre polvos para los pies o spray desinfectante para calzado. Lava los calcetines del niño y las plantillas con agua tibia y seca completamente antes de usarlos para evitar darle a los gérmenes un lugar húmedo para multiplicarse.

Condiciones relacionadas

Más glándulas sudoríparas activas pueden desencadenar la hiperhidrosis focal de la infancia, una condición en la que una parte del cuerpo, tales como las plantas de los pies, experimentan una sudoración excesiva. Ocasionalmente, una infección, la enfermedad crónica o desequilibrios hormonales también causan sudoración excesiva del pie. Habla con el pediatra de tu hijo sobre tus pies sudorosos para determinar si la condición se encuentra dentro de la gama de desarrollo normal o es algo que requiere un tratamiento especial.

Más galerías de fotos



Escrito por david b. ryan | Traducido por verónica sánchez fang