Piernas débiles después del ejercicio

Tus piernas son partes poderosas de tu cuerpo que sostienen movimientos de todo tipo, incluyendo ejercicios como correr o andar en bicicleta. Cuando te ejercitas más de lo normal, tus piernas pueden sentirse débiles una vez que hayas terminado tu entrenamiento. Las piernas débiles son comunes, y usualmente no indican un problema. El descanso, una buena nutrición y una hidratación adecuada pueden usualmente eliminar esta sensación y restaurar tu movimiento normal.

Intensidad

Cuando te ejercitas más fuerte y por más tiempo de lo que estás acostumbrado, tus músculos se deben ajustar para aumentar la intensidad. El ejercicio causa un pequeño daño a tus músculos, lo que los alienta a aumentar su tamaño y su fuerza mientras sanan, señala John Ivy en su libro, "La zona del rendimiento" ( "The Performance Zone"). Si lesionas tus músculos más de lo que la actividad normal causa, tus piernas pueden sentirse débiles cuando termines tu sesión de ejercicios. Las piernas débiles ocurren más comúnmente cuando aumentas la intensidad o duración de tu entrenamiento. Puede pasar también si haces actividades que requieren principalmente el uso de tus piernas, como correr o andar en bicicleta.

Nutrición

Un entrenamiento intenso puede causar piernas débiles si no repones los nutrientes que pierdes durante la actividad física. Cuando te ejercitas, tu cuerpo pierde nutrientes como el potasio y el sodio. Estas deficiencias pueden llevar a una sensación de debilitamiento en tus piernas por que tu cuerpo necesita ciertos nutrientes para la energía y la fuerza. La deshidratación también puede llevar a piernas débiles por que tus músculos necesitan suficientes cantidades de fluidos para trabajar apropiadamente. Si no repones tus fluidos mientras te ejercitas, los músculos en tus piernas pueden sentirse débiles y temblorosos cuando termines tu sesión.

Recomendaciones

Si experimentas piernas débiles, descansa para ayudar a que tus músculos se recuperen. Una de las mejores formas para evitar piernas débiles seguido de tu sesión es tomar mucha agua. Cuando colocas muchos fluidos en tu cuerpo, los músculos de tus piernas tienen los nutrientes y líquidos que necesitan para trabajar adecuadamente. El agua también ayuda a reemplazar los fluidos que pierdes al sudar. Aumenta la intensidad de tu régimen de ejercicios gradualmente. Si deseas aumentar la duración de tu entrenamiento o añadir un nuevo ejercicio a tu plan de entrenamiento, tómalo con calma. Añade una o dos repeticiones a la vez, o aumenta tu tiempo por cinco minutos para empezar. Lentamente añade más repeticiones y tiempo. Esto ayudará a prevenir las piernas débiles condicionando a tu cuerpo a ser más activo.

Consideraciones

Siempre habla con tu doctor antes de empezar un nuevo programa de entrenamiento o antes de aumentar la intensidad de tu entrenamiento actual. Si continuas teniendo piernas débiles seguido de una sesión de ejercicio, habla con tu doctor acerca de las causas alternas para tus síntomas. Si no comes de manera balanceada antes de ejercitarte, puedes tener hipoglucemia, que se caracteriza por el debilitamiento de los músculos, mareos y fatiga. Una lesión severa también puede causar piernas débiles y tendrás que limitar tu actividad física hasta que sane.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por karly silva