¿Pierdes más peso cuando haces ejercicio en tu periodo?

Las mujeres menstruan aproximadamente cada mes. Las mujeres fértiles entre la pubertad y la menopausia experimentan este ciclo de derramamiento del revestimiento del útero en forma periódica, de ahí el nombre de "periodo". Un entrenamiento extenuante de resistencia a veces puede interrumpir el ciclo normal, pero tu ciclo normal también tiene un efecto en el sistema de quema de grasa de tu cuerpo. Tu cuerpo quema calorías adicionales durante tu periodo, pero como eso afecta tu peso depende de muchos factores.

Tasa metabólica

Una importante influencia sobre la rapidez con la que pierdes peso es tu tasa metabólica, la tasa a la cual tu cuerpo procesa energía. La tasa metabólica es influenciada por varios factores, incluyendo el ejercicio habitual, una gran cantidad de masa muscular y tu ciclo menstrual. El ejercicio habitual incrementa tu metabolismo, como lo hace un incremento en la masa muscular, lo que se puede lograr a través de un entrenamiento de resistencia regular. Tu ciclo menstrual también afecta tu metabolismo, incrementando tu consumo diario de calorías hasta en 359, de acuerdo al Healthy Weight Medical Solutions (Soluciones médicas para un peso Saludable), P.A., Nueva York, N.Y. Combina este déficit de calorías con ejercicio sin incrementar tu ingesta calórica y perderás 0.5 libras (226 gramos) adicionales durante tu periodo.

Ejercicio habitual

Las mujeres generalmente experimentan dolores y molestias durante la menstruación lo que puede interferir en su deseo de hacer ejercicio. Sin embargo, el hacer ejercicio durante tu periodo produce mejores resultados de pérdida de peso que dejar tu rutina de ejercicio durante este periodo cada mes. De acuerdo a un artículo publicado en el "European Journal of Social Psychology", puede tomar varios meses de repetición diaria el formar un nuevo hábito. Tomar de cuatro a seis días de cada mes saboteará tus esfuerzos de pérdida de peso. La pérdida de peso es más sostenible y alcanzable si continúas la rutina durante tu periodo.

Peso del agua

El inflamarse es una queja común durante la menstruación. Las razones fisiológicas detrás de la inflamación involucran que el cuerpo retiene líquidos por los cólicos, de acuerdo al Feminist Women´s Health Center (Centro Feminista de salud de las mujeres). Para continuar con la pérdida de peso durante la menstruación, la dieta tiene un papel igual de importante que el ejercicio. Evita el trigo, lácteos, alcohol, cafeína y azúcar refinada. Incrementa tu ingesta de alimentos altos en ácido linoleico, como las verduras y el pescado, para inducir la relajación muscular. Toma mucha agua antes, durante y después del ejercicio para ayudar a eliminar los fluídos retenidos.

Fluctuaciones hormonales

Otra forma en la que tu periodo influencia la pérdida de peso es a través de variaciones hormonales que afectan tu humor. Un aumento de estrógeno puede causar sentimientos de ansiedad, mientras que un aumento de progesterona se acompaña de depresión, de acuerdo al Feminist Women´s Health Center (Centro Feminista de salud de las mujeres). Un ejercicio moderado puede prevenir o mejorar la gravedad de estos enemigos de pérdida de peso liberando endorfinas, ó "químicos del cerebro para sentirte bien". Los antojos de comida causados por el flujo hormonal están mejor controlados con un dieta con carbohidratos complejos que estabilicen los niveles de azúcar en la sangre.

Evidencia científica

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Carolina del Norte en 1997, las mujeres que se ejercitan durante los picos de quema de grasa de su ciclo menstrual eran capaces de quemar un extra de 0.5 libras (226 gramos) por año sin hacer cambios en su rutina. El llevar el ejercicio a una duración mayor o a una intensidad mayor durante la menstruación puede resultar en una mayor pérdida de peso. Sin embargo, los investigadores sienten que el ejercicio durante la menstruación no proporciona beneficios mayores que los de una significativa pérdida de peso por una dieta regular y ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por allison stevens | Traducido por esteban arenas