Cómo pierden peso en los senos las mujeres

Sin importar que anheles tener senos grandes y voluptuosos o estés desesperada por adelgazar ese tejido mamario pesado, la pérdida de peso afecta a tus senos. Los senos están compuestos principalmente de grasa y, a medida que reduces la grasa en el resto de tu cuerpo, también lo haces en los pechos. La cantidad de peso que pierdas en los senos dependerá de una variedad de factores, incluyendo los ejercicios que hagas y su tamaño inicial.

Aspectos básicos de la anatomía de los senos

Aunque los senos mismos no contienen músculo, descansan encima de los pectorales. Tus senos están constituidos sobre una capa espesa de tejido adiposo, y cerca del pezón hay secciones conocidas como lóbulos. Estos lóbulos contienen los conductos que producen la leche materna. Cuando adelgazas pierdes tejido adiposo, pero los lóbulos no desaparecen, así que incluso si pierdes grandes cantidades de peso, aún quedará algo de tejido mamario. La cantidad de tejido mamario que te quede depende en parte del tamaño natural de los lóbulos de tus pechos.

Ejercicios para el pecho

Los ejercicios para el pecho, como las flexiones de brazos (pushups) y las dominadas (pullups) desarrollan el tejido muscular. A pesar de que puedes quemar algunas calorías con ejercicios localizados, no serán las suficientes como para eliminar cantidades significativas de grasa. Por ende, el entrenamiento de fuerza para tu pecho de hecho puede hacer que tus senos luzcan más grandes. Los músculos debajo de los senos crecen y crean un aspecto más voluptuoso. De forma similar, los músculos que fortalecen tu espalda y hombros pueden ayudar a compensar los efectos posturales de los pechos grandes. Si bien estos ejercicios no encogen tus senos, sí te harán lucir menos encorvada y pueden colaborar para que se vean más firmes. Prueba entrenamientos como las sentadillas (squats), dominadas (pullups), flexiones de brazos (pushups) y planchas frontales (front planks).

El ejercicio aeróbico y la dieta

El ejercicio aeróbico y la dieta son la clave para adelgazar en todo el cuerpo, incluyendo los senos. Correr, nadar y saltar la cuerda pueden ayudarte a quemar calorías y, con el tiempo, observarás una reducción del tejido mamario. No obstante, para los mejores resultados, tendrás que controlar tu dieta. Sin importar la cantidad de ejercicio que hagas, acumularás más grasa en los senos si consumes más calorías de las que quemas.

Efectos de la pérdida de peso

Cuando adelgazas mucho rápidamente, puedes observar otros cambios en tu tejido mamario. Según un artículo de 2004 publicado en "Seminars in Plastic Surgery", la perdida de peso puede alterar fundamentalmente la forma del seno. Algunas mujeres observan que su tejido mamario luce caído o que hay un cambio en la forma de sus pezones y su ubicación.

Más galerías de fotos



Escrito por van thompson | Traducido por laura guilleron