Piel fina en las manos

Muchas mujeres dedican muchos esfuerzos para que la piel de sus rostros se vea joven, mientras descuidan sus manos. Es fácil olvidar que el aspecto de la piel fina en las manos puede agregar años. Aunque cierta coantidad de piel fina en las manos es inevitable a medida que envejeces, hay cosas que puedes hacer para que tus manos se vean y sientan mejores.

Envejecimiento

El proceso de envejecimiento natural contribuye a la piel fina. La piel de una persona joven contiene abundante colágeno y elastina, las sustancias que le dan a la piel resistencia y fuerza. La piel joven también produce su propio ácido hialurónico, un complejo de azúcar natural que atrapa y retiene la humedad, dando a la piel un aspecto saludable y elástico. A medida que envejeces, tu cuerpo disminuye la producción de estas sustancias, dejando la piel de las manos frágil y fina.

Exposición al sol

La exposición prolongada a los rayos ultravioletas del sol acelera la reducción del colágeno de la piel. Demasiado sol también causa una afección llamada elastosis, en la la elastina de la piel es alterada y descompuesta. Las manos que están casi siempre expuestas al exterior e incluso las personas que usan protector solar en su cara a menudo olvidan proteger sus manos. Como resultado, la piel de las manos a menudo es el primer lugar donde las personas notas la piel fina. El exceso de exposición al sol puede hacer que las manos se vena arrugadas y esqueléticas.

Medicamentos o afecciones médicas

Ciertos medicamentos, incluyendo los corticosteroides orales o tópicos, pueden debilitar la piel y los vasos sanguíneos, causando fragilidad en la piel de las manos y de cualquier otra parte. La piel fina por los corticosteroides es reversible y se recupera en cuanto se deja de tomar el medicamento. La piel fina también puede ser causada por afecciones médicas como amiloidosis, síndrome de Ehlers-Danlos y afecciones sangrantes, según lo afirma el sitio web de la Clínica Mayo.

Cuidado

Protege la piel fina de las manos evitando demasiada exposición al sol y aplicando un protector solar de amplio espectro a toda la piel expuesta, incluyendo la de tus manos, antes de salir fuera. La piel fina es frágil y fácilmente se magulla o se rasga. Ya que la piel seca es más susceptible al daño, es importante mantener las manos humectadas en todo momento, usando una crema espesa. El Dermatology Blog recomienda que las personas con piel fina consuman una dieta rica en proteínas magras y las suficientes calorías para mantener la capacidad curativa del cuerpo cuando la piel se rasgue.

Tratamiento dermatológico

Los dermatólogos pueden realizar un tratamiento cosmético para mejorar el aspecto de las manos afectadas por la piel fina. Las inyecciones de rellenos dérmicos Restylane o Perlane, o el estimulador de colágeno Sculptra costaban entre US$500 y US$3,000 en el 2010, y pueden agregar una capa "amortiguadora" entre la piel y los tendones y huesos de la mano. Los resultados son solo temporarios, con una duración de entre 6 y 24 meses. Los médicos también pueden mullir la piel de las manos con el uso de grasa extraída del abdomen, los muslos o las nalgas del paciente. Tales inyecciones cuestan entre US$1,200 y US$5,000 y duran de dos a cinco años, aunque son más invasivos y resultan menos predecibles que otros rellenos de la piel, según del artículo en el sitio MSNBC.com, "Turning back the ‘creepy old hands’ of time".

Más galerías de fotos



Escrito por gwen bruno | Traducido por maria eugenia gonzalez