Piel agrietada y seca alrededor de los dedos de los pies

La piel seca y agrietada alrededor de los dedos de los pies suele ser extremadamente dolorosa e incluso hacer que sea difícil caminar y realizar otras actividades diarias. En la mayoría de los casos, la piel seca entre los dedos de los pies no es signo de una enfermedad grave y a menudo se puede tratar con eficacia en la comodidad de tu casa.

Causas

El pie de atleta es una infección fúngica (por hongos) y una de las causas más comunes de piel seca y agrietada alrededor de los dedos de los pies. En algunos casos, este padecimiento es resultado del desarrollo de callos, de psoriasis, eccema o de una infección bacteriana. Los síntomas de la escabiosis o sarna, una enfermedad causada por pequeños ácaros que excavan bajo la superficie de la piel, también aparecen entre los dedos. Es común que la sarna cause piel seca e irritada que parece estar cubierta por pequeños brotes rojos.

Tratamiento casero

Mantener secas las zonas agrietadas entre los dedos de los pies es muy importante al combatir una infección por hongos. Usa una toalla limpia para secarte cuidadosamente entre cada dedo del pie después de la ducha o para eliminar la sudoración. El uso de bolas de algodón o cuñas de espuma suave entre los dedos puede prevenir la diseminación de una infección y ayudarte a mantener la piel seca. Aplica una crema antimicótica entre los dedos hasta que la zona se cure. La cremas y polvos o talcos que combaten la comezón pueden ayudar a reducir la irritación durante el tratamiento tanto de una infección por hongos como de la sarna.

Tratamiento médico

Los productos de venta libre suelen ser eficaces en la eliminación del pie de atleta, pero es posible que necesites un antimicótico recetado si las lesiones son graves o si la enfermedad no mejora con el cuidado en el hogar. Tu médico puede proporcionarte un medicamento antimicótico tópico u oral para contribuir a la mejora de la piel agrietada entre los dedos. Si sospechas que lo que tienes es en realidad sarna, haz una cita con el doctor. Aplícate pomadas adecuadas en todo tu cuerpo comenzando por la zona debajo del cuello, a menos que el médico te indique lo contrario. Si no aplicas la crema en todo tu cuerpo, los ácaros pueden migrar a otras áreas y extender el mal.

Prevención

Mantén tus pies limpios y secos para prevenir las infecciones por hongos. Usa calcetines limpios de algodón todos los días para absorber la humedad y evitar la irritación de la piel entre los dedos. Asegúrate de que tus zapatos te queden bien y de que no te presionen los dedos ni las uñas. Usa sandalias de goma o párate sobre una toalla de papel cuando uses ducha públicas y evita caminar descalzo en áreas como piscinas y gimnasios públicos o comunitarios. Aplica polvo antifúngico en tus zapatos para evitar que las esporas de los hongos crezcan dentro de ellos.

Advertencia

Si eres diabético, habla con tu médico acerca de cualquier problema que tengan tus pies antes de intentar tratar la enfermedad en casa. Si sufres infecciones recurrentes por hongos, haz una cita con tu médico o podiatra para identificar la razón por la que el problema regresa y para obtener un tratamiento adecuado.

Más galerías de fotos



Escrito por jill lee | Traducido por pei pei