Cómo bajar de peso en la zona del busto y la espalda

Para bajar de peso en la zona del busto y la espalda, debes realizar cambios importantes en tu dieta y hábitos de vida. La reducción de tu consumo de calorías, el hecho de llevar una dieta saludable y el incremento en la cantidad de actividad física, son todos factores que te ayudarán a alcanzar la meta. Ten en cuenta que no es posible perder peso en un área específica ni limitar la reducción a las zonas problemáticas. No obstante, la realización de ciertos ejercicios puede mejorar el tono de tus senos y fortalecer tu espalda para que luzcas en mejor forma.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Cambia tu dieta para que puedas perder peso en todo el cuerpo, incluyendo el área del busto y la espalda. Esto se logra mediante la reducción de la ingesta calórica en al menos 500 calorías por día, manteniendo siempre tu nivel de actividad. Dado que la caloría es una unidad de energía que el cuerpo utiliza para realizar las funciones vitales y la actividad física, y 3.500 calorías conforman una libra de grasa (450 g); después de una reducción significativa de calorías, conseguirás perder una libra de grasa (450 g) por semana. Para hacer esto posible, evita el consumo de alimentos altos en calorías tales como galletas azucaradas, pasteles, papas fritas y frituras. Además, también se debe evitar beber refrescos, jugos y tés endulzados, que pueden causar aumento de peso fácilmente. A medida que continúas reduciendo las calorías, te darás cuenta de que pierdes volumen y peso en el busto y la espalda.

  2. Come una dieta bien balanceada. Elige cada vez más frutas, verduras, legumbres, granos integrales y productos lácteos reducidos en grasa. Estos alimentos son bajos en calorías y te ayudarán a perder peso si los consumes con moderación. Por otro lado, una dieta bien equilibrada proporciona a tu cuerpo con las vitaminas y nutrientes necesarios para gozar de una salud óptima. El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos recomienda comer una cuarta parte de un plato de cereales integrales, una cuarta parte de una carne magra y la mitad de frutas y verduras. Ningún alimento específico puede provocar la pérdida de peso general ni mucho menos localizada en el área de los senos y la espalda.

  3. Nada regularmente para mejorar el aspecto general de tu pecho y espalda. Aunque la natación es un ejercicio que combinado con una dieta adecuada, puede generar pérdida de peso en todo tu cuerpo, esta actividad fortalece de manera específica los músculos debajo de los senos y la espalda para darles una apariencia más firme y tonificada. También puedes intentar con otros ejercicios aeróbicos que incorporan el uso de los músculos del pecho y la espalda, como puede ser el boxeo. Si prefieres otro tipo de ejercicios aeróbicos, aún puedes bajar de peso, pero no te beneficiarás del incremento de tono en el pecho y la espalda que estas actividades proporcionan.

  4. Incorpora ejercicios de resistencia en tu régimen de entrenamiento que se centren en la construcción de músculos en la zona del busto y la espalda. Para trabajar los músculos pectorales, puedes realizar planchas (flexiones de codos). Acuéstate boca abajo en el suelo y coloca las manos a la altura del pecho con las palmas hacia el suelo. Manteniendo las piernas y la espalda recta, empuja lentamente el torso para despegarlo del suelo hasta que los brazos estén completamente extendidos. A continuación, baja lentamente el torso a más o menos una pulgada (2,5 cm) por encima del suelo. Planea realizar al menos tres series de 10 a 15 planchas o flexiones de codos. Tómate un descanso cuando lo necesites si no puedes completar una serie continua de 10 repeticiones.

  5. Añade el famoso ejercicio llamado "el Superman" para dar firmeza a los músculos de tu espalda y conseguir la apariencia que deseas. Para llevar a cabo este movimiento, colócate boca abajo en el suelo con las piernas y los brazos extendidos frente a ti. Levanta el torso y los muslos del suelo al mismo tiempo para tratar de curvar la espalda. Sostén la posición durante cinco segundos cada vez. Establece la meta de hacer tres series de 10 a 15 repeticiones hasta tonificar adecuadamente tu espalda.

Consejos y advertencias

  • Mide la circunferencia de tu pecho en forma regular -aunque no con demasiada frecuencia- para asegurarte de que estás perdiendo peso y volumen en la zona del busto y espalda.
  • Ponte de pie y siéntate derecha para que tu torso se vea más delgado, incluso cuando apenas estás comenzando a perder peso.

Más galerías de fotos



Escrito por jacques courseault | Traducido por pei pei