¿Cómo pueden bajar de peso los niños de 12 a 13 años?

No hay duda de ello, los jóvenes estadounidenses son tan susceptibles a una cultura del exceso como los adultos. Los Centers for Disease Control and Prevention informan que las tasas de obesidad infantil se han duplicado y triplicado en las dos décadas anteriores a 2013. El peso puede ser un tema delicado para tu hijo de 12 a 13 años. Tu hijo está al borde de la pubertad y, probablemente, ya se siente acomplejado por su cuerpo. Haz hincapié en la importancia de una buena salud para un cierto tipo de cuerpo y sé un modelo de vida sana tu mismo.

Determinar un peso saludable

Evaluar el peso del niño es difícil. En los años pre-adolescentes y adolescentes, tu hijo está pasando por un crecimiento y desarrollo rápido. Puede retener alguna "grasa de bebé" de la infancia durante unos años más. Si tienes una hija, es normal y saludable que gane peso con el desarrollo de los senos y la cadera. Tanto los hombres como las mujeres aumentarán de peso a medida que ganan pulgadas de altura. Por consiguiente, es esencial que hables con el pediatra si tienes preocupaciones sobre el peso de tu hijo.

Esfuerzo de la familia

Incluso si tu hijo es el único en la familia que tiene exceso de peso, no debería ser señalado. Más bien, que sea un proyecto familiar ponerse en forma y saludables juntos. Convoca a una reunión familiar para discutir cambios en tu estilo de vida actual. Por ejemplo, puedes sugerir que todo el mundo recorte el tiempo de televisión y en la computadora para que puedan ir al parque juntos en las noches. Pregúntale a tus hijos si estarían dispuestos a ayudarte a buscar y preparar recetas saludables.

Respeto por el cuerpo

Los requerimientos diarios de calorías de un pre-adolescente y adolescente pueden variar mucho desde 1.600 hasta 3.000 calorías por día, según el sitio web KidsHealth. En lugar de obsesionarte con las calorías, anima a tu hijo a escuchar las señales de su cuerpo. Cuando pida un bocadillo, pregúntale si está realmente hambriento o simplemente aburrido. Habla acerca de la diferencia entre el hambre física y los antojos.

Hazlo más fácil

Tu hijo no debería tener que seguir una dieta compleja y un plan de ejercicio, pero con el fin de bajar de peso, va a tener que comer bien y hacer ejercicio regularmente. Como padre, controlas lo que entra en la casa, de modo que haz que sea más fácil para tu hijo. Abastece la nevera y la despensa con alimentos saludables como frutas, verduras, yogur bajo en grasa y queso, galletas integrales, semillas y frutos secos. Ofrece ir con tu hijo al parque a jugar un partido de baloncesto o anímalo a unirse a un equipo deportivo. Los Centers for Disease Control and Prevention recomiendan que los niños reciban un mínimo de una hora de actividad física todos los días para mantenerse en forma.

Sé un buen ejemplo

La mejor manera de ayudar a tu hijo de 12 a 13 años a bajar de peso es mostrar una alimentación saludable y hábitos de ejercicio tu mismo. Un niño necesita todos los mismos nutrientes que un adulto, así que asegúrate de que tu dieta es rica en granos enteros, producto, frutos, productos lácteos bajos en grasa y proteína magra. Haz ejercicio de cinco a seis días a la semana y haz que tu hijo participe siempre que sea posible. Habla positivamente y respetuosamente sobre tu propio cuerpo y el cuerpo de tu hijo. Comenta las capacidades increíbles en el cuerpo humano en lugar de criticar ciertos rasgos físicos.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn robbins | Traducido por maría j. caballero