¿Si bajo de peso se me irá la papada?

Ya que no es posible bajar de peso en lugares específicos del cuerpo, debes bajar de peso de forma general. Al adelgazar es posible ver los resultados en las áreas problemáticas, como la papada. Para perder peso de forma general, debes comenzar un régimen diario que consista de ejercicios aeróbicos y una dieta sana. Los ejercicios aeróbicos te ayudarán a quemar grasa y estimular el metabolismo, mientras que la dieta contribuirá al déficit calórico necesario para bajar de peso y dejar de tener papada.

Ejercicios aeróbicos

Los ejercicios aeróbicos ayudan a quemar grasa en todo el cuerpo. Estos ejercicios incluyen correr, trotar, correr a toda velocidad, andar en bicicleta, nadar y saltar a la soga. Si estás en el gimnasio, intenta hacer ejercicio aeróbico usando la cinta para correr, la bicicleta fija, la piscina olímpica o la máquina para caminar. Como alternativas aeróbicas, prueba danzar, usar aros de hula-hula o jugar al raquetbol, básquetbol o al fútbol. Si quieres hacer actividades más intrépidas, puedes hacer senderismo, esquí de fondo, remo y escalada en montaña. Haz ejercicios aeróbicos la mayor cantidad de días posibles a la semana. La duración y la cantidad de ejercicios por sesión dependerá de la intensidad de los ejercicios.

Intensidades del ejercicio aeróbico

Puedes hacer ejercicio aeróbico de dos intensidades: alta y baja. Haz ejercicios de intensidad baja de 45 minutos a una hora. El ritmo lento no sólo te ayudará a bajar de peso, sino que evitará que tus articulaciones se perjudiquen por hacer ejercicios repetitivos de alta intensidad. Por el contrario, haz varios ejercicios de alta intensidad durante 20 a 30 minutos. Esto se llama entrenamiento de alta intensidad en intervalos, o HIIT, lo que te ayudará a quemar muchas calorías y estimular el metabolismo a lo largo del día. Al hacer HIIT, eliges dos o tres ejercicios y haz cada uno de ellos de seis a ocho minutos, con un descanso de dos minutos luego de cada uno para beber agua y prepararte para el próximo ejercicio. Alterna las intensidades en cada sesión de ejercicios.

Dieta

Si haces una dieta sana y controlada contribuirás al déficit calórico necesario para bajar de peso. Si comes frutas y verduras tendrás los carbohidratos necesarios para hacer ejercicio, así como fibra para sentirte lleno por más tiempo. Comer proteínas, como pollo magro y pechuga de pavo, te ayudará a restaurar los músculos que ejercitaste. Asimismo, prueba opciones más sanas, como bastones de zanahoria y rodajas de manzana en vez de gaseosas y galletas dulces. Haz estos cambios de forma gradual; esto contribuirá a que puedas mantener la dieta. Ten en cuenta que las modificaciones específicas de la dieta dependen de tu actual estado de salud, dieta, nivel de estado físico y predisposiciones para desarrollar ciertas enfermedades, como la diabetes. Consulta con tu médico para que te recomiende una dieta específica según tus necesidades.

Consideraciones

Ten en cuenta que haciendo dieta y ejercicio bajarás de peso de forma proporcional. Por lo tanto, es posible que tu papada se reduzca, pero esto será proporcional al resto del cuerpo. Esto significa que cuanto más peso bajes a nivel general, más se reducirá la papada. Sin embargo, ten en cuenta que al bajar de peso es probable que la piel te quede fofa en esa zona. Consulta con tu médico sobre los procedimientos disponibles para reafirmar la piel si te molesta que quede fofa.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah thompson | Traducido por noelia menéndez