El peso ideal para los triatletas

Los triatletas necesitan tener una excelente condición física para sobresalir, pero cargar demasiado o muy poco peso puede ser un impedimento para un buen desempeño. Ya es bastante difícil dominar tres deportes (la natación, el ciclismo y el atletismo), y un peso corporal inapropiado puede hacerlo más difícil. Si cargas demasiado peso, tu velocidad y tiempos se verán perjudicados. Si te encuentras por debajo de tu peso saludable para competir te harán falta la musculatura y la resistencia necesarias para rendir al máximo de tu capacidad.

Tipos de cuerpos

Antes de determinar cuál es tu peso corporal ideal para competir en un triatlón, determina qué tipo de cuerpo tienes. De acuerdo a Body Building Pro existen tres tipos básicos de cuerpos, el ectomorfo, el mesomorfo y el endomorfo. El ectomorfo tiende a ser muy delgado sin mucha masa muscular, un poco frágil y con piernas y brazos más largos. El mesomorfo es más cercano al del atleta clásico, con una constitución muscular y brazos, piernas y torso bien definidos y con músculos. El cuerpo endomorfo es más redondeado y suave, teniendo una mayor cantidad de masa enfocada en la región abdominal, pero con brazos superiores y muslos bien desarrollados. El artículo también indica que puedes ser una combinación de dos o tres tipos.

Dieta y nutrición

Aunque es posible que te inclines hacia un cierto tipo de cuerpo, cuando entrenas para los tres deportes del triatlón te das cuenta rápidamente del valor de tener una dieta y nutrición correctas. La mayoría de los triatletas queman grandes cantidades de calorías durante su entrenamiento diario, y como indica Beginner Triathlete, disfrutan de poder comer lo que sea y aún permanecer relativamente delgados. Dicho lo anterior, el artículo también indica que la primera ley de la termodinámica para mantener tu peso es que las calorías que entran deben ser iguales a las calorías que salen. Es simple; come más de lo que quemas y aumentarás de peso; consume menos calorías de las que quemas y bajarás de peso.

Índice de masa corporal

Un indicador del peso corporal en relación a la grasa es el índice de masa corporal, o BMI (Body Mass Index por sus siglas en inglés). De acuerdo a Sports Fitness Advisor, la fórmula para este cálculo, en el sistema métrico, es BMI=kg/m2, o tu peso entre tu altura elevada al cuadrado es igual a tu BMI. El artículo indica que si tu BMI = 18.5 o menos tienes bajo peso, 18.5 a 24.9 es un peso normal, 25 a 29.9 es sobrepeso y 30.0 o más equivale a obesidad. Toma en cuenta que el artículo advierte claramente que el BMI está diseñado para el estilo de vida general de la persona promedio. Los triatletas deben estar conscientes de que es muy probable que tengan más masa muscular que grasa corporal en comparación con una persona promedio.

Otras consideraciones

Al pesarte para saber si te encuentras en un peso corporal ideal para el triatlón, asegúrate de considerar otros factores como el entrenamiento de fuerza. Beginner Triathlete indica que puedes desarrollar masa muscular que da como resultado un incremento en tu peso corporal debido al levantamiento de pesas. El libro "Triathlon 101" de John Mora dice que debes considerar la deshidratación como un peligro de una pérdida excesiva de peso. Al levantarte por la mañana y después de ir al baño súbete a la báscula. Si has perdido un 3% o más de tu peso corporal significa que has perdido demasiados fluidos y demasiado peso.

Especificaciones corporales para el triatlón

Toda la información, como el BMI, los tipos de cuerpos y los datos nutricionales, pueden ayudarte a calcular tu peso corporal ideal para competir en un triatlón. También puedes usar tu propia intuición y sentido común. Si compites en triatlones y realizas un entrenamiento apropiado, tu cuerpo cambiará naturalmente para lograr su nivel de condición física óptimo. Si tus tiempos en cualquiera de los tres deportes no cumplen con los estándares verifica tu peso corporal y ajústalo hacia arriba o hacia abajo para obtener mejores resultados.

Más galerías de fotos



Escrito por karl gruber | Traducido por juliana star